<  W  H  O    I  S    W  H  O  

John Isaacs









enreda en el Universo
.........................

En una mente como la de John Isaacs siempre hay proyectos que mezclanla ironía con un cierto cientifismo. De esta forma, narra la historiade un experimento que un bio-químico americano de los años50, Stanley Miller, realizó para recrear la atmósfera delplaneta primordial, la cual atravesó con una descarga eléctrica,creando aminoácidos. De esta manera daba un paso hacia adelante enla creencia de un sector de la comunidad científica que decíaque no importa explicar la evolución, sino cómo pudo habersucedido el mismo comienzo de la Vida.

A partir de ahí, Isaacs idea perversamente recrear la escena delexperimento de Miller. "Bajo la mesa en la que se encontraríael aparato con el que se realizó el experimento, situaríala figura de un hombre intentando reparar algo, de la misma manera que loharía un mecánico bajo un coche. El hombre sería tanobeso, tan enorme, que sería como un paisaje", apunta.

Pero la Ciencia, o su perversión, no es su única fuentede inspiración. Para completar este proyecto del Origen de la Vida,Isaacs se ha valido de una conversación reciente con una desconocidaque no era muy consciente de lo que ella misma, jugando con un programa,había creado en una exposición interactiva. "Era un objetode forma extraña con sensores en todo su rededor. El contorno deeste objeto podía verse en la pantalla y eligiendo un punto cualquieradel mismo, el objeto giraba hasta que la parte elegida se situaba de frente".John Isaacs piensa que el contorno de su gigantesco mecánico podríaestar conectado a un ordenador en cuya pantalla su imagen apareceríacomo El Universo, girando. ¿Demencial? ¿Simpático?No, una muestra del mundo de John Isaacs.

Hipocondria

"Pensar demasiado en la manera en que las células del organismoson instruidas para agruparse y crear órganos y en cómo estosórganos funcionan puede generar hipocondria", afirma John Isaacs.El mismo sufrió de hipocondria durante una temporada al pensar enlas consecuencias que provocarían en su cuerpo una serie de inyeccionesque recibió antes de volver a visitar Africa, donde habíavivido de niño. Se dio cuenta de que el hombre necesita ser inoculadopara poder pasar de un medio ambiente a otro. Cuando este pensamiento tomóforma en "Untitled (Monkey)", no se refería sólamenteal contacto con diferentes entornos, sino también a la interacciónentre el mundo humano y el medio natural en un experiemento controlado enlaboratorio.

La cara del mono tiene una expresión de Buda que expresa resignaciónacerca de su cometido, inyectarse, y las manos humanas representan el controldel hombre sobre el experimento y, en mayor escala, sobre la Naturaleza.

Claro que pensar de forma tan analítica crea problemas. Isaacsintentó ilustrar esta afirmación creando una curiosa jaulade madera. Por un lado estaba cubierta, de manera que no podía versequé había dentro a la vez que se escuchaba la canciónde un pájaro en su interior. El espectador podía levantaruna pequeña tapa para ver qué había dentro, pero enel momento en que ésta se elevaba el trino del pájaro cesaba."Así que mientras la tapa estaba cerrada podías oíral pájaro y creer en su existencia, pero en el momento en que seinvestigaba, uno se daba cuenta de que no sólo no había pájaro,sino que la creencia, era errónea", dice.

Isaacs se ríe cuando al hilo que relata una conversaciónque tuvo con la mujer de un neurólogo. Ella le contaba como en ciertaocasión su marido le hizo ponerse frente a una obra de arte e intentóexplicarle sus reacciones ante la imagen, desde la lente del ojo, la retinay su transmisión al nervio óptico. Ella admitió quesu marido estaba en posesión de la razón y que el procesohabía sido explicado. Lo cual no dejaba de ser absurdo. "¿Responderante el Arte? Es como cuando eres un niño y al caerte de la bicicletate miras la rodilla herida. Eso no puede ser explicado", concluye JohnIsaacs. "Lo que el neurólogo había intentado era representaral hombre mediante sinopsis, como si de las combinaciones binarias de unordenador se tratara. Para poder llevarlo a cabo, deberían construirseordenadores capaces de aprender como lo hacen los seres humanos, lo cualya casi hacen. Pero, ¿para que preocuparse por ello? Ya hay sereshumanos de verdad", explica.

Autodidacta

John Isaacs es autodidacta modelando cera o haciendo animación."Hacer Arte, en cierto modo, consiste simplemente en superar las limitacionestécnicas de uno mismo hasta que consigues que algo tenga la aparienciadeseada", afirma. Y en ello también cuenta el dinero del quese dispone para llevarlo a cabo. Así, antes de construir "Untitled(Dodo)" consultó con un experto en animación mecánica,pero en última instancia abandonó la idea de realizar unaobra que requiriera un mecanismo sofisticado y fuera excesivamente costosapara inclinarse por la utilización de partes de un motor de lavadora.Al utilizar un mecanismo más rudimentario creo una escultura conmucha más fuerza, ya que éste le da una apariencia máspatética.

El dodo era una especie de pájaro que no podía volar yque habitaba en Isla Mauricio. En el siglo XVII, el dodo era el plato favoritode los busques que fondeaban en la bahía dela isla para hacerse conprovisiones, dado que era muy confiado y se acercaba torpemente a los marineros,a la postre sus verdugos. Por supuesto, se extinguió rápidamentey, en inglés, hay un dicho "¡Muerto como un dodo!"que significa, muerto del todo.

Para John Isaacs, el dodo simboliza la vulnerabilidad de las especies,incluida la humana, ante la introducción de nuevos competidores yun ejemplo del Fracaso con mayúsculas. En su reciente exposiciónen la londinense Saatchi Gallery, el dodo aletea, pero su movimiento, juntoal del cuello, accionado por los mecanismos de lavadora, no elimina queal igual que el mono con la jeringuilla, parezca irreal, paródicoy patético.

Viajes

Jonh Isaacs cita dos influencias importantes en su obra. La primera eshaber viajado constantemente durante su infancia, incluso a Nigeria, debidoa que su padre era médico. "El hecho de tener que trasladarmeconstantemente hace que no me guste adoptar una posición determinadasobre mi obra o adoptar la idea de que una afirmación, un solo posicionamiento,contiene todos los elementos necesarios. Debido a ello, tal vez mi obrainspira más preguntas que respuestas de forma deliberada".

El título "Untitled (What makes certain)" es tambiénuna torpeza gramatical deliberada. Resulta desconcertante encontrar unaafirmación sobre la Certeza expresada ambiguamente. Esta pieza presentaa un hombre de Neandertal en un traje, entre futurista y cómico,una trufa de traje espacial y estética DisneyWorld. "Para explorarel Medio Ambiente podemos utilizar tecnología y en el proceso, vestirindumentarias para protegernos pero, en el fondo, conservamos nuestra naturalezaanimal original. Nuestra apariencia es realmente absurda y un poco de humor,sin hacernos parecer del todo ridículos, no nos vendría nadamal. En todo caso, si el hombre de Neandertal se pusiera casco, no podríaver".

"Say it Isn´t So" es un título que desafíadesde su enfatismo. La figura del científico loco parece exclamar¡Eureka!, pero el espectador a la vez se cuestiona su salud mental.El gesto de su mano indicando "¡Qué te jodan!", elcontenido del tubo de ensayo y su pose dramática le dan la apareinciade tener una certeza absoluta, pero, ¡atencion!, si se inspeccionasu cabeza con detenimiento se hace evidente que su cráneo se ha realizadoa partir del molde de un pollo muerto. "¿Debiéramos tomarla palabra de un tipo semejante en serio?", parece afirmar Isaacs.Uno de los guardas de la exposición comenta cómo los visitantesse acercan a esta obra para examinarla con detalle, de forma suspicaz yatenta, lo cual regocija a John Isaacs.

En la Universidad

La segunda influencia importante reconocida por Isaacs viene dada porsu evidente interés en la Ciencia, en concreto por la Biología,en parte debido a la profesión de su padre y en parte por su pasoen la Universidad de Exeter, donde realizó un curso en esta disciplina.

Isaacs explica cómo sus trabajos le eran devueltos, tras ser corregidos,con una significativa línea roja que atravesaba la página,bien porque el lenguaje no era correcto o porque había sombreadolos dibujos de una manera artística. "Pensaba que mis dibujosrepresentaban con certeza las diferentes materias, pero en el campo de laCiencia, uno tiene que expresarse de una manera estructurada y predeterminada,lo que me causó una cierta aprensión. En cierto modo, debidoa nuevas corrientes, como la teoría del caos, la ciencia estáempezando a ser más crítica con ella misma y con el métodoque utiliza de aislar un elemento para su estudio, ignorando una visiónglobal. La Ciencia es efectiva, como hay drogas que son efectivas, perocon efectos secundarios. Siendo un científico, empiezas tu carreracon un curso introductorio y progresivamente tus estudios se van especializandocada vez más hasta que, años más tarde, te encuentracompletamente aislado en un laboratorio".

Sólo cuando dejó la Biología y empezó uncurso fundation encontró un tutor que le explicó que en ciertomomento de la Historia Arte y Ciencia eran estudiadas como una únicamateria. "Leonardo da Vinci, por ejemplo, fue un artista renacentistaque incluyó en su campo de conocimiento una gran variedad de disciplinas,entre las cuales la Ciencia ocupaba un lugar destacado. "En esa época,existía un interés en una especie de Esencia Arquetípicaque podía ser aplicada a cualquier materia. El que hoy en díaesto no sea posible indica los cambios que hemos sufrido desde entonces.

A su parecer, esta mismo proceso es aplicable tanto al Arte como a laCiencia. Isaacs odiaría que su obra fuese interpretada meramentecomo un ataque a la Ciencia, cuando es más bien una metáforadel momento en que nos encontramos. Por encima de todo, critica "laambición individualista que prevalece en la cultura occidental yque nos lleva a encontrarnos con la figura del científico loco".A la vez, él admite que sufre de la misma enfermedad y es en esacondición en la que crea su obra. Por tanto, en cierto modo, estácompartiendo tal condición con el público, al que invita aunírsele.

Arte irónico

Con "Advance of the Institution", hace referencia a MarcelDuchamp, a quien considera una figura irónica en la Historia delArte. El artista, bajo un nombre falso, presentó un urinario a unaexposición y, luego, como juez, argumentó, para que fueraincluida. Una vez admitida ya formaba parte de la institución queDuchamp pretendía subvertir.

John Isaacs concibió "Advance of the Institution" comouna patata con diferentes diguras de plástico pegadas. De esta manera,quería hacer un comentario sobre un experimento que vio en la televisión,en el que una oreja humana fue clonada en la espalda de un ratóncon la intención de unirla más tarde a la caberza de un niñoque había nacido con una sola.

Pero una vez que acabó de modelar la patata, la vio como una semilla,como un comienzo, el proceso de germinación. La cabeza de patata,como los pensamientos potenciales del Pensador de Rodin, parece contenerinnumerables posibilidaes. "Sin embargo, el patetismo, la tragediareside en el hecho de que cualquier pensamiento original será subyugadopor la Institución".

Consciente de la ironía que supone exponer esta obra en la SaatchiGallery de Londres, también fantasea con llevarla al Museo de laCiencia. En realidad, aspira a que por medio del humor, la sorpresa y laambigüedad sea capaz de coger con el pie cambiado a los visitanteshabituales de las galerías de arte.


Texto: Neil Harvey.
Imagen: Alberto Arzoz.