<  W  H  O    I  S    W  H  O  



Por Alejandra Davidziuk

A. D. es Editora de contenidos de Classclip , periodista de la revista El Planeta Urbano y columnista de Internet en un programa de Radio Uno FM.

¿Quieres mandarle un e-mail ?
¿Cómo es posible incorporar a los eslabones más marginados de la sociedad en una red informacional?

Por medio de las organizaciones comunitarias, pero no podemos perder de vista que estas instituciones no pueden ni deben reemplazar al Estado, quien debe participar -para lo cual es necesario una nueva concepción de su accionar- y ofrecer un respaldo económico y un apoyo organizacional. O también debería haber una articulación entre programas estatales y organizaciones comunitarias. Te voy a dar un ejemplo de cómo se pudo incorporar a un sector muy marginado de la sociedad. Cuando estuve en Barcelona fui a visitar el barrio El Rabal -el antiguo barrio chino, el barrio de la prostitución- con predominancia de población árabe o magrebí, donde un grupo de adolescentes del lugar pidieron ayuda a la Universidad Politécnica de Cataluña porque querían poner un telecentro comunitario.

La universidad a su vez consiguió apoyo del gobierno municipal y le pusieron un localcito chiquito con computadoras para que los chicos lo administraran y la gente del barrio lo utilizara. Al tiempo, fundaron su propia radio comunitaria en Internet y después ganaron un premio de la Generalitá de Cataluña que les permitió abrir otro local. Ahora forman parte de una red Omnia, que reúne a todos estos tipos de centros, y la Generalitat de Cataluña le donó dos millones de dólares para crear 100 de estos telecentros. A ver, ¿cuál es la diferencia con América Latina? Contó con el apoyo de una universidad que tenía recursos y una cabeza para ayudarlos y también con el respaldo del gobierno local que no se fue en discursos de show. Creo que la diferencia es profundamente cultural.

Al igual que la población africana, que está generando grandes camadas de mujeres especialistas en informática, en América Latina deberíamos evaluar la posibilidad de saltar como pioneros a la sociedad informacional, ya que en la sociedad industrial sólo nos incorporamos como una región de países subdesarrollados o de tercera categoría. En Argentina, salen muchas propuestas del Estado pero no tienen seguimiento. Frase eliminada Todas estas cosas que se hacen y aparentemente son tan loables y a uno lo entusiasman mucho cuando aparecen, después terminan mal o se quedan ahí.


¿Cuál es el nivel de penetración de las nuevas tecnologías en América Latina?

La tendencia general es estudiar América Latina como una totalidad. Sin embargo, cada país se une a la carrera tecnológica desde sus propias particularidades. Hay un objetivo común: salir finalmente de la década perdida de los ochenta, en que la inflación, la alta tasa de migración urbana, el desempleo y la violencia alcanzaron un pico histórico. Estos problemas aún están muy lejos de resolverse: su solución todavía exige que las políticas y la distribución de recursos los contemplen prioritariamente. En este momento no tengo las estadísticas exactas por país, pero Argentina es el que está en un término medio porque hay mucha irregularidad de inserción y uso de las nuevas tecnologías.


Por ejemplo, se pudo ver en el coloquio CICOMRA que se hizo a fines de septiembre las diferencias abismales entre Capital Federal, la Provincia de Buenos Aires, la Patagonia, la zona del noroeste. Te diría que en este país, las tecnologías están absolutamente subutilizadas por muchas razones: todavía no hay acceso al hardware en forma masiva , los costos telefónicos son altísimos -quizás podría solucionarse con un sistema barato de cable-, la distribución de ISP están en centros rentables y existe una resistencia cultural muy fuerte. Argentina recién tiene un millón de usuarios de Internet, es bajísimo, Brasil tiene un 7% de su población conectada, Uruguay y Chile tienen más cantidad que nosotros.

Cada país presenta ejemplos de riesgos y oportunidad. Por ejemplo, la sólida infraestructura tecnológica de Brasil, sus desarrollos de tecnopolos, fueron reforzados por una política proteccionista que promovió la industria informática local. En el caso de Perú, la meta propuesta es la de proveer acceso online a barrios nuevos y áreas rurales, donde todavía no existe acceso a tecnologías menos complejas, incluyendo la telefonía. Chile ofrece costos más bajos para el acceso a Internet y las empresas telefónicas locales construyen una estructura de fibras que provee telemedicina para la red nacional de hospitales.

¿Cómo ve la posición de Brasil dentro de Latinoamérica con respecto a los proyectos informacionales?

A diferencia de Venezuela, Colombia y otros países del Caribe que no están tan activos como la Argentina, Brasil tiene una clara ventaja. Pero el idioma es un límite para producir. ¡85% de la producción en Internet es en inglés! La cuestión no es lamentarse por el colonialismo lingüístico, sino producir contenidos en español, en polaco o en la lengua que sea. La lengua es uno de los problemas más resolubles que hay. En este momento, hablar sobre la dominación cultural de Estados Unidos por medio de Internet me parece que es traer la vieja teoría del imperialismo de los años 70. No es lo mismo y esto es contrarrestable.

¿Sucede lo mismo con el hardware y el software?

Ahí es otra cosa. Argentina ha destruido sus empresas de informática. Era un país que había empezado muy bien allá por loa años 70 y fue absolutamente destruida por los militares. Tenía una excelente e incipiente industria informática. ¿Por qué no se hicieron tecnópolis o tecnopolos (fertilización cruzada en un mismo lugar geográfico de instituciones de altos estudios que producen investigación y de empresas que aplican esos conocimientos) en nuestro país? Ahora se está hablando de un tecnopolo impulsado por la Corporación del Sur del Gobierno Autónomo de la Ciudad de Buenos Aires, situado cerca del Puente Alsina. Espero de todo corazón que se concretice, porque llenaría una necesidad acuciante. En Brasil se han desarrollado tecnopolos cerca de Bahía y de Río de Janeiro con una fuerte inversión en industria informática.


¿Cómo se deberían platear las redes comunitarias para que llegaran a ser autónomas?

Esa una de las grandes cuestiones que estamos trabajando para el Global CN 2001. Tenemos varias comisiones de trabajo que investigan acerca de distintos temas para integrar gente durante el año hasta el congreso en noviembre. Uno de los grupos profundiza sobre la sustentabilidad de las redes electrónicas comunitarias, es decir, sustentabilidad organizacional y sustentabilidad financiera.


Hay varios ejemplos en Estados Unidos de organizaciones comunitarias que se transforman en ISP (Internet Service Provider) y que proveen Internet a la comunidad cobrando por eso. Al que no puede pagar con dinero se le acepta trabajo comunitario dentro de la misma organización. Si no hay dinero, hay tiempo. Entonces, proveen a su comunidad de Internet, le dan formación a sus miembros, difunden contenidos locales y se automantienen. Tal vez sea posible que surjan en Uruguay con más facilidad porque tienen una fuerte tradición cooperativa.

¿Existe una utilización de la tecnología propiamente latinoamericana?

Yo diría que a los programas de telecentros se les ha dado características propias. Por ejemplo, en Bolivia y Ecuador están tejiendo lazos con Africa. Volvemos a los contenidos. Los usos regionales obedecen y dependen de las necesidades regionales. ¿Qué tipo de contenido quiere la gente? ¿qué quiere hacer con esos contenidos que genera? ¿Quieren hacer pequeños Silicon Valey en la región? ¿Quieren que les pequeños pueblos no se despueblen? ¿Quieren que sus hijos no emigren y puedan estudiar virtualmente a través de Internet? Dependerá de qué quiere hacer la población que usará estas tecnologías. Hay mucho desconocimiento y miedo de lo que puede traer la tecnología, pero hay que descubrir sus potencialidades sociales.


Usted afirma en uno de sus trabajos que cuanto más incomunicada esté una unidad urbana con el resto de la región y cuanto menos equipamientos tenga, mayores serán los aportes que podrá hacer Internet. ¿Cuáles serían los obstáculos que se deberían sortear para llevarlo a cabo en Latinoamérica?

La formación de los habitantes: Hay que llevar a cabo campañas masivas de alfabetización tecnológica. A eso hay que añadir, por supuesto, la proliferación de telecentros, programas para facilitar la adquisición de hardware, y de rebajas sustanciales en los costos telefónicos.


¿Las TICs son un objetivo o una herramienta?

Son una herramienta, y de las más flexibles que se conocen hasta ahora.


[ Los usos regionales obedecen y dependen de las necesidades regionales. ¿Qué tipo de contenido quiere la gente? ¿qué quiere hacer con esos contenidos que genera?. Hay mucho desconocimiento y miedo de lo que puede traer la tecnología, pero hay que descubrir sus potencialidades sociales. ]