<  W  H  O    I  S    W  H  O  



Por Iñaki Arzoz y Andoni Alonso

Son licenciados en Bellas Artes y doctor en Filosofìa, respectivamente, por la Universidad del País Vasco.

¿Quieres mandarle un e-mail a Iñaki?

¿Quieres mandarle un e-mail a Andoni?


Evolución biológica

Más allá de su primer papel de editor-fundador de "Wired", que no podemos calificar sino de positivo, ya que abrió al mundo analógico la fascinación del mundo digital, de sus maravillas y amenazas, de sus personajes y sus debates internos, dos libros resumen su pensamiento sobre el cambio tecnológico: "Out of Control" (Wired, 1995) y New "Rules for the New Economy": "Ten Radical Strategies for a Connected World" (Penguin, 1998). En el primero encontramos al Kelly más visionario, en el segundo al supuestamente "realista" que de igual manera que Gates se atreve a darnos su receta para la economía digital. Pero empecemos por el primer libro, donde se halla el fundamento de su pensamiento y de su actitud vital.


Kelly, de igual modo que Frank J. Tipler, Richard Dawkins, Daniel Denett y otros, se encuentra fascinado por el modelo de progreso de la evolución biológica. Cree que en el siglo XXI, la estrella de la ciencia no será la Física -demasiado especulativa, producirá sus frutos más adelante-, sino la Biología, gracias a la genética, y especialmente, a las audaces extrapolaciones culturales y científicas sobre la teoría de la evolución darwiniana.

Recientemente

Y como otros visionarios tecnológicos señalan (Hans Moravec y Michael Dertouzos, entre otros), en este siglo hemos descubierto que el evolucionismo penetra todos los campos imaginables y no sólo afecta a los seres vivos sino también a la tecnología. Pero esa hibridación entre la teoría evolutiva y la tecnolología, es más profunda de lo que parece; la propia evolución de las máquinas, según Kelly, será biológica o no lo será.


En este proceso de simbiosis tecno-orgánica, del que el cyborg es sólo uno de sus resultados inmediatos, nos conducirá a ser cada vez más espirituales y, al convertimos en demiurgos creadores de verdadera inteligencia artificial, nos daremos cuenta de lo difícil que es cumplir con el papel de Dios. En cualquier caso es una ingenuidad pensar que todo este proceso está controlado, al contrario, Kelly cree que está "fuera de control", aunque piensa que esta situación es altamente positiva y creativa. En su opinión, una vez que aparece la vida, nada puede acabar con ella, se expande y se multiplica en innumerables formas, incluyendo las tecnológicas.

Ciencia-ficción

En "New Rules for the New Economy", Kelly sigue el pensamiento de los nuevos gurús sobre la cibereconomía (Negroponte, Gates, Toffler, etc) exponiendo los "nuevos diez mandamientos" para la economía digitalista, pero basados precisamente en esta concepción evolucionista de la tecnología. El resultado es un panorama más propio de la ciencia-ficción que de una prognosis razonable de cualquier teoría económia; las redes van a permitir la aparición de tantos seres distintos -entidades "inteligentes"- que nadie va a ser capaz de controlarlos. Pero esto no es un problema, sino una extraordinaria ventaja, por sus indudables consecuencias políticas, ya que nadie -ni gobierno, ni multinacional- podrá tener el control absoluto.


Contra la idea pesimista de visionarios "modernos" como Orwell, a quien Kelly critica, asistimos al fin del poder político tradicional y entramos en este nuevo estado de híbridación tecno-orgánica, imprevisible pero esperanzadora, donde todos seremos más felices…

Nos asalta la duda de si, en el fondo, la visión de Kelly no será más que es una versión civilizada de lo que Margareth Wertheim llama los "científicos sacerdotes", donde la mística del evolucionismo ha sustituido a la vieja mística exixtencialista de la física, dando lugar a una extraña forma de religiosidad "New Age".

Nueva religión

Aunque las especulaciones tecno-herméticas de físicos como Frank J. Tipler y David Deutsch, ya han sabido actualizarse y maridar ambas disciplinas en el contexto de un avance espectacular de las cibertecnologías, elevando que el evolucionismo al rango de dogma teológico de la física del dios del futuro.


En cualquier caso, es indudable que para gurús como Kelly, la labor que hay que realizar en la cibercultura, antes que puramente tecnológica o científica, ha de ser espiritual. Entramos sin duda en la primera época de una nueva religión -el "digitalismo"- que se empieza a constituir como una Nueva Iglesia Universal (J. M. Lévi-Leblond, Paul Feyerabend). Y Kelly es uno de sus nuevos y fervientes apostoles misioneros, una especie de caballero templario de la cibercultura tecno-hermética.


Un caso sintomático de cómo esa primera cibercultura norteamericana, sin perder su genuino aroma libertario, radicalizando sus aspiraciones utópicas, ha derivado finalmente hacia un tecno-misticismo que, al día de hoy, no sabemos si es peligroso o meramente lúdico…


Más información

Kevin Kelly



[ "En el siglo XXI, la estrella de la ciencia no será la Física, que producirá sus frutos más adelante-, sino la Biología, gracias a la genética. ]