<  W  H  O    I  S    W  H  O  



Por Alejandra Davidziuk

A. D. es Editora de contenidos de Classclip , periodista de la revista El Planeta Urbano y columnista de Internet en un programa de Radio Uno FM.

¿Quieres mandarle un e-mail ?
En una entrevista usted afirmó que la filosofía de este fin de siglo tiene que ser audiovisual o no es nada, la continuación moderna de Platón. Entonces, ¿La realidad virtual podría ser definida como un simulacro?

Depende lo que se defina por simulacro. Hablaba de audiovisual porque creo que la invitación más interesante de Internet -que lo logre o no aún no lo sé- es a desplatonizarnos, o sea de desanclarnos de la cultura del texto. Porque no se puede traspasar la barrera de la metafísica escribiendo como decía Derridá, entonces los multimedia y la realidad virtual lo que están tratando de hacer es dar un paso más en lo que es construcción de realidades alternativas visto como espacio de acción y de entretenimiento. La ciencia ficción pensó todas estas cosas, es poderoso que hoy alguien pueda actuar en una realidad creada por sí mismo.

La palabra simulacro no me convence mucho porque está demasiada gastada por el crítica que al simulacro como una realidad devaluada, una imitación de segundo orden, como un reemplazo tecnológico de la presencia física. Desde otra lectura todo es simulacro, el film Matrix lo dice muy bien "¿qué es real?", en definitiva la realidad es simplemente el estímulo. No me parece casual que sea Matrix o Blade Runner, a pesar de ser tardía, que planteen las preguntas filosóficas. Como que en este momento la imagen interpela mucho más que el texto, que ya está gastado, descascarado.


¿Por qué cree que la sociedad se inquieta frente al libro digital?

El libro electrónico es una involución, volver a los ladrillos de los sumerios. Un "cacho" de pantalla que se rompe, es pesada, la iluminación es mala, consume mucha electricidad y no sirve para nada. Hay otras perspectivas, como por ejemplo las hojas de tinta digital que son móviles, flexibles y se conectan vía radio. Tienen todas las ventajas del libro tradicional y del libro electrónico, pero es sólo una evolución del soporte. Una forma sofisticada de preservar la vida del libro. La gente se inquieta porque si se intenta hacer un mapa de la historia personal nos damos cuenta que la vida de cada persona está atravesada por los libros, son gran parte de los que leíste.


No hay nadie que se haya formado de otra manera, eso tiene 2000 o 3000 años de historia entonces es entendible que cuando se diga no va más esto se produzcan convulsiones. Levi Strauss decía en La lección de escritura que la escritura libera y encadena, a la vez que el libro hizo posible la democratización del conocimiento, el mundo nunca fue tan injusto y desigual como lo es hoy con la cantidad de libros que recorren el planeta. Entonces ¿cuál es la conclusión?, ¿cuántos más libros existan habrá más injusticia? Es más complicado el asunto, tiene que ver más con las proporciones de la distribución del ingreso y las políticas públicas que con la tecnología.

¿Qué pasa en los países del tercer mundo con las innovaciones tecnológicas de estas características?

La resolución de innovar es parte de la resignificación de la tecnología, no es lo mismo estar en Europa y envidiar a los yanquis o ser los últimos orejones del tarro como somos los de Latinoamérica. Nuestra situación es frustrante y genera a veces impotencia por la crónica situación de dependencia, según como lo veas, a los negropontinos, a las empresas y a la clase alta no les preocupa ser provincia de Estados Unidos.

¿Con qué se podría relacionar la alegría de la primavera latinoamericana de Internet?

Como título podrías poner "La primavera ya pasó" porque duró sólo 6 meses. Empezó en julio del año pasado con el anuncio de que el Sitio.com había sido comprado y terminó en marzo del 2000 con la venta de Patagon.com al Banco de Santander. En 9 meses se lanzaron en América Latina 700 sitios, de los cuales 400 fueron argentinos, pero ya a fin del año pasado cuando se empezó a estudiar la situación resultó que de 300 sitios comerciales sólo 150 eran tangibles.


Después entre febrero y marzo hubo una explosión publicitaria millonaria y ahora la mayoría se está cayendo a pedazos. No creo que haya alegría dentro de las empresas punto com. Me gustaría entrar al Sitio.com para ver cómo están verdaderamente los ánimos. Cuando el sueldo de los tipos dependía en un 70 u 80% del precio de las acciones a futuro, que se vendían en bolsa a 9, valían 45 y ahora sólo le pagan 5.

¿Cómo terminará el año?

Con fusiones, deserciones, abandonos y el contagio de la economía real en la economía virtual. Lo que se había generado acá era un paraguas de la realidad virtual, parecía que no vivías en la Argentina, de hecho se abrían oficinas en Miami o sucursales en toda América Latina, era una locura, se tiraba dinero por todos lados. El encuentro de los martes en Puerto Madero de todos los empresarios .com pasó a ser puramente un evento social. La frustración de los pibes de 20 o 25 años que creyeron que esto era la "papa" es terrible. En Estados Unidos, las empresas .com también están cayendo como moscas pero obviamente es a otra escala.


Perfil de Piscitelli >


[ La resolución de innovar es parte de la resignificación de la tecnología. ]