.

 ......

Por Mikel
Amigot
 
Mikel Amigot es director de la Brujula.net y presidente de IMSSA (empresa especializada en medios on-line)
 
 
¿Quieres mandarle un e-mail?
 

 

 

El último experimento comercial
Paul Allen lanza Priceline.com
 
Internet exalta la imaginación, y cuando ésta va revestida de pragmatismo mercantil, el resultado es explosivo. Los gestores de Priceline.com, con el procedimiento basado en "decide lo que quieres pagar por...", da un salto en el comercio electrónico. Por estos lares, seguimos hablando de seguridad en las transacciones, la desconfianza del público, la falta de hábito, la limitación en el número de ordenadores, las elevadas tarifas de conexión a la Red, etc.
.........................

Todo desde la perspectiva del consultor y del vendedor, pero ¿quién piensa en el consumidor? Aquí, Internet no ofrece precio ni producto. Comprar en Internet cuesta lo mismo que en la calle, y los productos son idénticos. Las empresas no se atreven a bajar los precios, por temor a que distribuidores e intermediarios se nieguen a vender por los canales tradicionales, que son los que generan negocio. ¿Por qué en Internet, donde no hay intermediarios, no se puede adquirir un coche o un teléfono móvil haciendo la petición a fábrica, con el consiguiente ahorro?

El comercio electrónico es, en realidad, un cambio absoluto de la economía, pero como ello nos da pánico, preferimos seguir poniendo parches, y quejándonos de que esto no despega.

Héroe americano

En Norteamérica, donde el vendedor es un héroe, a diferencia de España y Latinoamérica, donde tiene que pedir disculpas por su afán económico, arden en deseos de hacer rentable el comercio "online". Han inventado las subastas digitales, como se observa en ebay.com y onsale.com , que es algo así como un zoco persa abierto las 24 horas y con regateo continuo.

Las marcas se acercan, exponen sus productos al mejor precio, y si hay respuesta, expenden la mercancía. Priceline.com, en la cual ha tomado una participación accionarial el magnate Paul Allen, se coloca del lado del público. El navegante decide lo que está dispuesto a pagar por tal o cual servicio o producto, y si prospera la transacción, Priceline.com obtiene una comisión de 25 dólares. Los gestores de este sitio web afirman, por ejemplo, que el 12% de las ofertas que, semanalmente, hacen quienes aspiran a comprar un coche son aceptadas.

El éxito de esta fórmula comercial depende, lógicamente, de que haya un importante volumen de gente enganchada a Internet. Lo cual empieza a ser así. En Estados Unidos el 14% de los compradores de coches nuevos en el último año utilizaron la Red. La ley de la oferta y la demanda había estado determinada hasta ahora, en buena medida, por la limitación de la competencia entre empresas, lo cual generaba mercados cautivos, abusos, precios con enormes sobrecostes, enriquecimientos injustificados, etc. Internet es una nueva esfera de "hiperinformación", que va a hacer saltar por los aires la estructura económica tradicional. Proyectos como Onsale.com o Priceline.com son los heraldos de la nueva era comercial.

.........................

Más información:

Priceline.com

. Paul Allen.

 

"A diferencia

de España

y Latinoamérica,

el vendedor

es un héroe

en EE.UU."

 

. Oferta del mejor precio.

 

............

Suscríbete

¡Es gratis!

 

............