.....

......

. La CIA enrola cibernautas.

......................

"El CESID no

admitiría a

una persona

de vida sexual

desordenada"

......................

 

. "La Casa", sueño de muchos parados.

......................

Mercenarios y espías II
Los ronin
 
Pero el mundo mercenario también se nutre a menudo de "agentes" libres o en excedencia, "tipo ronin" de los que hablaba, a través de De Niro, Frankemheimer en su última película. Estos antiguos samurais, ahora sin dueño, que suponen los ex-espías, unen su literaria condición letal a su conocimiento de las últimas novedades tecnológicas. Armas de precisión digital, sistemas de comunicación refinadísimos y un entrenamiento espectacular se supone que hacen de ellos trabajadores de gran cotización.

Desaparecido el KGB y desconociendo la potencialidad de los servicios secretos chinos, la CIA (Agencia Central de Intelligencia) sigue siendo la mayor fuente de inspiración del mundo de los espías.

Con una mala reputación devenida de su aparente implicación en todo tipo de acciones vergonzantes, como el fiasco de Bahía Cochinos, el asesinato de Kennedy y los planes para atentar contra Castro o el golpe de estado de Pinochet, la CIA parece haber hecho un esfuerzo de reclutamiento entre internautas últimamente. La habilidad cibernáutica parece hoy día una condición "sine qua non" para los encargados de proporcionar al presidente de los EEUU información relacionada con la seguridad nacional, desarrollar acciones de contrainteligencia, operaciones especiales y ... otras actividades. Ya lo dijo Vincent Giuliano, presidente de New Media Publishing: "lo primero que hacen los agentes de la CIA es consultar Internet".

La Casa

Más próxima y con un nivel de chapucería también más local, léase Perote y sus microfichas, se encuentra el CESID (Centro Superior de Inteligencia de la Defensa), conocida entre nosotros como La Casa. En su página web leemos que los orígenes de los servicios de inteligencia en España son un tanto imprecisos. Los registros documentales llegan a la Guerra de Independencia, las Guerras Carlistas o las Campañas de Ultramar y Marruecos, pero sin continuidad en el tiempo. Según el CESID, "el primer intento de creación de un Servicio de Inteligencia en España se remonta a 1935, con el gobierno de la Segunda República". Posteriormente, en la Guerra Civil, cada bando creó sus propios órganos de información y contrainteligencia.

En la actualidad, el CESID recibe más de 30.000 consultas anuales de reclutamiento sólo por Internet. Pero la Casa no se engaña: "el principal motivo que suele llevar a los jóvenes a pedir información o solicitar un trabajo en los servicios secretos es el paro juvenil, aunque un alto porcentaje también acude por el cierto atractivo que supone trabajar en este organismo".

No lo tienen fácil, ya que hay más de treinta candidatos por plaza, lo cual, bien mirado, no resulta un ratio tan exigente como el de algunas oposiciones. Según el CESID, el candidato ha de tener una altura intelectual considerable, haber cursado una carrera universitaria y hablar varios idiomas. Tras un entrenamiento de tres años por la vía civil, o el doble por la militar, el seleccionado, generalmente conocido de algún trabajador del centro, habrá de probar su invulnerabilidad. Por ejemplo: "no se admitiría una persona de vida sexual desordenada, aunque sí a un homosexual si tiene su condición asumida y no la oculta". Sin comentarios.

.........................

Más información:

Asunto Sandline

MPRI

CIA

CESID