.....

......

. Russ Voorhes, promotor de "Heritage Farms".

......................

"Algunos

predicadores

del Apocalipsis

no tienen la

menor idea de

programación"

......................

 

. Y2K y el peligroso efecto dominó.

 

......................

.

TEOTWAWKI II
Milenaristas
 
A esta última tesis se abonan los supervivientes del efecto 2000, los convencidos del advenimiento de TEOTWAWKI. Dentro de este grupo de profetas del Apocalipsis se pueden distinguir dos grandes tendencias.

Por una parte están los de siempre, gente vinculada a movimientos milenaristas (fundamentalistas cristianos, militantes de extrema derecha, profetas visionarios...) que vive convencida de que la sociedad actual está dominada por el pecado y la corrupción y que tarde o temprano recibiremos un castigo divino por tanto despendole.

Uno de sus líderes, Tim La Haye advertía recientemente en un debate sobre el tema en Internet que "la llegada de una recesión económica mundial provocada por el efecto 2000 podía hacer que el Anticristo y sus emisarios crearán un único sistema económico mundial que dominará el mundo hasta su destrucción".

Este colectivo participa activa e interesadamente en la difusión de tesis alarmistas sobre el tema. Desde los pulpitos de las radios cristianas se anuncian todo tipo de calamidades. Lo más curioso de todo es que todos estos predicadores del Apocalipsis no tienen la más mínima idea de programación.

Su especialidad es, más bien, angustiar a la gente con el Fin del Mundo. Historicamente se han apuntado a todo tipo de tesis catastrofistas (hecatombes nucleares, conflictos con armamento biológico, desastres ecológicos, guerras contra el Islam....). Si a todo esto sumamos que los fines de milenio son propensos a la aparición de todo tipo de iluminados, no es de extrañar su reconversión a TEOTWAKKI.

Programadores

Pero lo más novedoso es que los milenaristas cristianos se han aliado con un colectivo de gente del mundo de la tecnología (programadores, expertos en software, gurús informáticos...) que comparte su angustia por el efecto 2000. Un ejemplo sería Paloma O´Riley, ex-directora de un proyecto para solucionar este problema en la empresa automovilística Rover.

El pasado año, abandonó su trabajo en esta corporación para fundar El Proyecto Casandra. "Una organización para informar al público sobre la consecuencias del efecto 2000", explicaba recientemente en un artículo de la revista Wired.

Esta organización, ha ayudado a formar una docena de comunidades preparadas para el error del milenio por todo Estados Unidos. Militan en ella profesionales de la alta tecnología que han abandonado sus puestos de trabajo para refugiarse con sus familias en zonas rurales. Ahora dedican su tiempo a aprender técnicas de agricultura, almacenar comida, desarrollar energías alternativas y proveerse de armas. Quieren estar preparados para un nuevo mundo sin orden ni ley.

"Hay tantas cosas que pueden ir mal en Nueva York; en cambio en Taos yo puedo controlar mi entorno", dice Ed Yournah, quien recientemente se ha mudado junto con su mujer a una casa de adobe alimentada por energía solar en Taos (Nuevo México).

Gran negocio

Hay empresas como Preparedness Resources que ya han comenzado a obtener beneficios de la Paranoia del 2000. Esta firma, que comercializa alimentos deshidratados para situaciones de emergencia, ha multiplicado su facturación por diez en el último año. Si hasta hace un año la casi totalidad de su clientela eran mormones, ahora el el 90% de sus clientes son gente preocupada por el error del milenio.

Otro negocio en alza es la construcción de villas preparadas para culaquier eventualidad. Así el proyecto Heritage Farms 2000 prevé la construcción de una comunidad para 500 familias en el Lago Oahe (Dakota del Sur). Es una urbanización diseñada para ofrecer servicios de alta tecnología (conexiones por satélite a Internet, telefonía por fibra óptica, electricidad por energía solar...) en cualquier situación. "Nuestros principales clientes son ingenieros, informáticos, programadores y otros trabajadores high-tech que quieren seguir trabajando "ocurra lo que ocurra"", explica en su página de Internet el impulsor de esta iniciativa, Russ Voorhes.

En otoño de 1999, Hollywood estrenará la película Y2K (nombre que se utiliza en inglés para referirse al error del milenio) producida por la Warner Brothers. El film contará el pánico que surge en Nueva York por un apagón en el día de Año Nuevo del 2000. Según sus creadores, será un techno- thriller que adopta el punto de vista de los programadores para que el espectador asuma el rol de una persona que intenta sobrevivir en una situación de caos total.

Visiones apocalípticas aparte, el problema del error del milenio es serio y conviene tomar precauciones. La mayoría de los expertos reconoce que nadie en el planeta sabe lo que va a suceder. Cristopher Wortley, analista de una firma británica dedicada a resolver este problema en grandes compañías, opinaba recientemente en la revista TIME que los milenaristas Cristianos están mirando hacia el lugar equivocado. "El efecto 2000 no tendrá consecuencias graves en América del Norte y Europa, pero puede ser devastador en China, Corea, Tailandia, Sudáfrica y, sobre todo, en Rusia, donde coincide una religiosidad profunda con una sociedad desvertebrada y un gran desconocimento en temas informáticos. Ahí está el Apocalipsis".

Por Alex Lamikiz, director de Bitniks. (Una adaptación de este artículo ha sido publicada en el diario "El País")

.........................

Más información:

Y2K

TEOTWAWKI