Por Mikel Amigot

Mikel Amigot es director de
ibrujula
y presidente de IMSSA
empresa especializada en medios on-line

¿Quieres mandarle un
e-mail

Crisis para las "punto com"
Se acaba definitivamente el crédito a "los chicos de Internet"
04-09-00

Se espera un otoño caliente en las empresas 'punto com' hispanohablantes. La cuentas no salen y la magia de antaño que amparaba aventuras económicas se ha disuelto como un terrón de azúcar. Greenspan ahuyentó la semana pasada el temor a que suban, por el momento, los tipos de interés, sin que brotara una euforia desmedida, y el Nasdaq se estabiliza en torno a los 4.000 puntos; en España empieza a surgir el augurio negro (sin más base que la posibilidad del descontrol inflacionario) de la recesión; y el Índice Ibex NM, que mide la salud de las compañías web cotizadas en el mundo hispanohablante, da por asumido que no recuperará el 30 % del valor que perdió desde su arranque en abril.

Mantener números

Los grandes portales, con Terra, como locomotora, a la cabeza, son un pozo sin fondo en cuanto a pérdidas y no presentan signos de remisión. Este año la filial de telefónica puede cerrar con 400 millones de dólares de pérdidas. El segundo portal, Ya.com, tantea la posibilidad de vender a Deutsche Telecom, incapaz de persuadir a los inversores de la bondad de mantener números rojos hasta 2003. (Precisamente, ayer, domingo 27, esta operadora anunció que está próxima a comprar Powertel, una pequeña firma de móvil de EE.UU., 725.000 clientes, por 5.750 millones de dólares, el doble de su capitalización en el Nasdaq; esto complementa la ofensiva germana en EE.UU, tras la compra en julio de VoiceStream).  

Salir a Bolsa

Los otros grandes esperan el milagro del cambio de tendencia, que, como las lluvias en el desierto, no llega, para intentar salir a Bolsa y convencer a ciudadano común de que compre acciones. En julio y agosto ningún signo de optimismo han lanzado estas empresas, que desde el 10 de abril esperan y esperan el escurridizo, y parece que imposible, matrimonio con el mercado. A ningún consejo de administración le gusta perder eternamente dinero, por nimios que resulten los números rojos para un accionista capitalizado como un banco o una compañía eléctrica. El espeso silencio que se palpa puede ser preludio de tambores de guerra.

Internet 2.0: llegan los contables dispuestos a recortar pérdidas...

Siguente página >>




[ A ningún consejo de administración le gusta perder eternamente dinero]