Por Mikel Amigot

Mikel Amigot es director de
ibrujula
y presidente de IMSSA
empresa especializada en medios on-line

¿Quieres mandarle un
e-mail

El tono de la Red ha cambiado
Del Internet emotivo al Internet frío, prágmático y profesional
26-09-00

Del Internet emotivo, en el que dominaba la inflamación del espíritu y la exaltación idealista, se ha pasado al Internet profesional, que conjuga el pragmatismo importado de los Estados Unidos con la utopía políticamente correcta. El internauta que trabajaba en su casa o al servicio de un amago de empresa pasó primero de la marginalidad, a la nómina sustanciosa y de ahí a la exigencia típica de más dinero y vacaciones.

La empresa web que no ha sido vendida, con el subsiguiente pelotazo para los fundadores, ha seguido dos caminos: o bien se ha capitalizado cediendo porcentajes accionariales, o bien ha alcanzado el punto de madurez y rentabilidad necesarios para avanzar la aventura en solitario, siguiendo la estela de Yahoo.

"Americanización"

El tono de la Red también ha cambiado. Con la desaparición en España de la ONG digital Fronteras electrónicas - Free se ha cerrado, lamentablemente, una etapa de defensa desinteresada de las libertades. Los impulsores andan por ahí, fieles a sus ideas, aunque sin encaje en el nuevo mundo de las asociaciones profesionales, donde incluso las acciones de protesta comportan planificación y reunión de la junta directiva.

Si hubiera que definir en una palabra la transformación silenciosa que ha vivido la Red, ésta sería "americanización". En efecto, al fijar como modelo de nueva economía, ocio y trabajo lo que pasa en los Estados Unidos, inconscientemente (o no tanto) hemos mimetizado sus hábitos y pautas de comportamiento.

Hemos importado el Nasdaq, las 'stock options', los 'portals'...

Empresa tradicional

Por un momento se pensó que la Internet latina e hispanohablante aportaría la frescura, desinterés y sentido social de las que carecía EE.UU., donde muy pronto se vio que la Red era un instrumento más de comunicación, extremadamente útil, y sobre todo una vía para ganar dinero evitando el tortuoso y lento camino de la empresa tradicional.

Desde arriba, los políticos europeos acordaron en las últimas cumbres de este año que el paradigma a seguir, de aquí al año 2010, sería la economía norteamericana de pleno empleo y sin inflación, catapultada hacia la prosperidad material por las nuevas tecnologías.

Siguente página >>




[ Por un momento se pensó que la Internet latina e hispanohablante aportaría la frescura, desinterés y sentido social.]