Por Mikel Amigot

Mikel Amigot es director de
ibrujula
y presidente de IMSSA
empresa especializada en medios on-line

¿Quieres mandarle un
e-mail

La Internet World de Nueva York,
sin tono exultante ni presencia latina
31-10-00

Sin el entusiasmo de ediciones anteriores y ninguna presencia hispanohablante, la semana pasada arrancó en Manhattan, Nueva York, la Internet World Fall 2000, considerada como la mayor feria del sector del mundo. La novedad de esta octava edición, frente a las anteriores, es la moderación y la prudencia en las presentaciones, que contrastan con el entusiasmo ciego de años anteriores, según comentan a iBrujula.com veteranos periodistas asistentes.

La industria de las dot com ha tomado un giro inesperado hacia el recorte de gastos y la contención de proyectos después de los últimos cierres y reestructuraciones laborales (el último, el de Stamps.com, con stand en la feria, provocó numerosos comentarios).

Compañías de Internet

El bloque negro, en forma de caja, del Javits Convention Center, en el west side de Manhattan, pegado a uno de los muelles, mostró en años anteriores un tono exultante que se observaba en un gasto desorbitado en los stands y en la multitud de fiestas carísimas para periodistas, con limousinas y restaurantes de lujo. La presión de hoy hacia las compañías de Internet se ha notado en una reducción de la energía en las empresas y, por momentos, en un cierto desánimo.

La mayoría del millar de compañías que expone en Javits Center están en pérdidas, pero albergan la idea de que si aguantan el tirón, se quedarán con el mercado del futuro, el cual, por cierto, tendrá los colores y los signos de las barras y estrellas norteamericanos. Salvo una presencia testimonial de empresas de Francia, Alemania e Israel, la feria es netamente estadounidense.

Los EE.UU. están colocando los peones en la partida del futuro y no parece que ningún otro país esté dispuesto a hacerles frente. Salvo sorpresas, Internet será otro motivo más, como el cine o las finanzas, para la hegemonía mundial norteamericana. Su inagotable pragmatismo, unido al obsesivo afán por vender y facturar, le lleva a marcar un ritmo de carrera imposible de alcanzar por países europeos o asiáticos.

En esta reunión de Internet World se observa cómo los líderes de las punto com no tienen reparo a la hora de exhibirse en público y declamar como auténticos vendedores ambulantes (o charlatanes de feria) que tratan de colocar el crecepelo milagroso o el estuche de cuchillos de cocina que-todo-lo-cortan. No en vano la estrella del certamen es el excéntrico Larry Ellison, el fundador y presidente de Oracle, que se mueve por el escenario como un aspirante enfebrecido a la presidencia del país.

Siguente página >>




[ Internet será otro motivo más, como el cine o las finanzas, para la hegemonía mundial norteamericana.]