Por Manoel Fernandes Neto

Manoel Fernandes es director del sitio sobre nueva economía
Novaeconomía
y director de edición y de contenido de MFN Comunicación
consultoría y comunicación

¿Quieres mandarle un e-mail?
Héroes a la propia suerte

No es extraño que la Internet utilice cada vez más la credibilidad de otras midias, tales como la impresa y la electrónica, a objeto de disminuir el período de apuestas a su viabilidad como otro medio clásico de comunicación. En ese sentido, diversos "players" se encuentran anclados en la Web -con proyectos a mediano y a largo plazo- apoyándose en sus pilares principalmente en periódicos y redes de televisión.

El mercado conspira en favor de esos grupos. No nos sorprende el hecho de que pocas sean las inversiones hacia nuevas empresas en el área de producción editorial, con contenido periodístico como "core business". Parece que no le es interesante al capitalista enfrentar grandes corporaciones seculares de comunicación establecidas y que solamente tienen que colaborar con sus intereses e intenciones. Colaboración de táctica maniqueísta que no siente verguenza con su capacidad de llenar y vaciar expectativas, crear y abandonar héroes a la propia suerte, confundir para reinar hacia el horizonte de la perpetuación. Todos quedan felices.

Comunidades virtuales

Eso crea una paradoja. De un lado usted tiene toda la capacidad de la Web en despertar nuevos talentos, ideas y revivir antiguos conceptos, con su poder viral de la multiplicación de opiniones y capacitaciones. De otro usted tiene la influencia de grandes grupos de comunicación dictando las reglas y por eso mismo monopolizando esta renovación. Dando noticias acerca del cielo y del infierno como moneda valiosa de trueque. Pues no hay nadie que coloque la mano al fuego por quien optó en adaptar sus líneas editoriales a una nueva midia, por crear su actuación y motivar el surgimiento de nuevas y ágiles empresas digitales de comunicación, segmentadas en nichos de mercado, en actuantes comunidades virtuales.

La democratización del acceso a la Internet que se ha mostrado insuficiente con la onda de lo "grátis", también es otra línea del código fuente de esa ecuación a ser considerada. Por más que la sociedad civil, gobierno y empresariado se muestren sensibles a esta necesidad, es dificil prever, de hecho, cuando alcanzaremos niveles de acceso como el norteamericano. Tan importante es debatir hasta que punto la gran demanda de público puede ser una motivación a más para mejorar la calidad de ese nuevo periodismo que surge con la Web, con objetivos más educacionales que comerciales. ¿Hasta qué punto el aumento de la audiencia es señal de calidad en el desarrollo cultural de una nación?

instantáneas mutaciones

El debate es extenso e interminable, en virtud de las consideraciones que serán hechas en relación al periodismo con el surgimiento de la Internet. Prefiero sustentar el retorno a las raíces, sin miedo de parecer "demodé". Aprovechar la capacidad todavía desconocida de esta midia y profundizar la explotación de los temas, la investigación, el reportaje, la declaración como historia, la sofisticación, la mirada crítica, la opinión y la multiplicación viral de conceptos y valores. Hacer un periodismo de una forma más humana y real. Dejar para los gigantes de la comunicación esta disputa estéril, por quién será el primero en traer una información que tarde o temprano será de todos, quién dará el mayor premio y quién será el más superficial y digerible.

Veo algo de nuevo en este periodismo, si este es capaz de invertir en una generación de emprendedores y profesionales que han surgido en el seno de la red madre y que prefieren extraer de la raiz del debate el conocimiento para la sobrevivencia en un tiempo de instantáneas mutaciones. Un periodismo que no olvida la multitud, pero que cultiva al público -generalmente callado e influyente- que realmente se interesa por el entendimiento y la discusión de nuevos valores de la humanidad. Vamos a los hechos: un periodismo de credibilidad y que continúe transformando y reflejando un tiempo.



[ La democratización del acceso a la Internet que se ha mostrado insuficiente con la onda de lo "grátis", también es otra línea del código fuente de esa ecuación a ser considerada.]