Por Mikel Amigot

Mikel Amigot es director de
ibrujula
y presidente de IMSSA
empresa especializada en medios on-line

¿Quieres mandarle un
e-mail
Internet:
El fenómeno de la globalización
26-02-01

Sostiene Tom Friedman, columnista del New York Times y autor del best seller de negocios 'The Lexis and the Olive Tree', que el símbolo de la globalización es la World Wide Web. En efecto, Internet sirve para unir a los habitantes del planeta en un espacio común idóneo para la comunicación y los negocios.

La idea que late en la raíz de la globalización es el libre mercado capitalista, sin regulaciones, con una economía privatizada sólo sujeta a la ley de la oferta y la demanda. La tecnología integra mercados, naciones y comunidades en un planeta virtual, con un grado de velocidad y ahorro de costes nunca vistos hasta ahora en la historia

La fibra óptica

Es precisamente la velocidad del cambio -en el comercio, las comunicaciones y la innovación- el rasgo característico de la globalización. La extensión de las computadoras, cada vez más pequeñas y potentes, la tecnología digital, los satélites de comunicaciones, la fibra óptica e Internet son el lenguaje de hoy.

En el plano social, la inmigración y la asunción de una cultura homogénea marcan la tónica. Si en la Grecia clásica, la homogeneización fue la civilización helénica; en tiempo de los otomanos, la cultura turca; y con el comunismo, los Soviets, hoy la corriente dominante es la americanización del planeta.

El fenómeno de la globalización, tan combatido por los grupos tipo Woodstock, se traduce en que desde 1990 se hayan multiplicado los mercados de valores en los países desarrollados; las inversiones extranjeras; los clientes de las multinacionales y hasta el número de turistas y viajeros que no cesan de moverse de un país a otro.

Derechos democráticos

Argumenta Tom Friedman que la globalización explica la pérdida de empleo industrial en los países occidentales, siendo reemplazados estos puestos por trabajos en el sector servicios, bastante mejor pagados. Con la globalización se expanden, sí, los derechos democráticos, pero también se pierden las identidades nacionales y regionales.

Se respeta menos el medio ambiente, pues las grandes corporaciones buscan a toda costa la rentabilidad, y el poder de los estados decrece en beneficio de las empresas. Está por ver que el individuo gane protagonismo, como sostienen Esther Dyson y Vinton Cerf. La economía de libre mercado y las empresas ejecutoras de esta idea, movidas por el deseo de remunerar a sus accionistas en Bolsa, conquista terreno con el apoyo tecnológico.

Desde esta perspectiva, Internet y las nuevas tecnologías resultan ser aliados esenciales para la globalización.



[ Si en la Grecia clásica, la homogeneización fue la civilización helénica; en tiempo de los otomanos, la cultura turca; y con el comunismo, los Soviets, hoy la corriente dominante es la americanización del planeta. ]