Por Hernani Dimantas

Hernani
Dimantas es
editor de la

e-Zine Marketing Hacker,
director de márketing
de la
MFN Comunicación
y editor especial
de la revista online

Novaeconomía

¿Quieres mandarle un e-mail?
Actividades ilegales

La forma no tiene sitio en este artículo, es fruto de la malicia de personas sin escrúpulos. El hombre es quien programa el computador, y este trabaja para recoger, juntar y diseminar la información. Las empresas de tarjetas de crédito saben muy bien de lo que estamos hablando, aunque sólo sean una pequeña porción del problema, y trabajen con los datos que ellos mismos manipulan. Saben mucho más de la vida de sus clientes de lo que podemos imaginar.

La culpa no es de internet. Es sólo un medio por el que las personas se relacionan. La gracia es que las herramientas media sólo hacen publicidad a los vándalos cibernéticos, mas ¿quién va a abrir la boca para denunciar estas actividades ilegales? Perdemos un tiempo precioso hablando de protocolos, de firewalls y de otros útiles de seguridad y olvidamos palabras como educación, respeto, cultura y filosofía. La solución no está en la tecnología, está en la ética.

Revolución industrial

La privacidad es un asunto importante. Tal vez sea el centro del debate en la era de la información. ¿Tendremos un maravilloso mundo nuevo o seremos devorados por el Gran Hermano?.

Los mercados están conversando. Tal vez sea una forma, aún incomprensible para las empresas y los marketeers en servicio. Esta conversación va mucho más allá de lo que se analiza. La comunidad ya creó el Linux, el apache, y otros productos que representan la revolución de la información. Se están creando más y más. Esto, mientras las empresas continúan caminando sobre las piedras monolíticas heredadas de la revolución industrial. No vale la pena ver esta película otra vez. El mercado está cambiando y rápido. Quien trabaja en la red al viejo estilo no consigue establecerse.

El NASDAQ dejó de dar sustento al mercado, y casi volvemos al tiempo de los carros digitales. ¿Por qué será? ¿Quién no se dio cuenta que el mayor activo en la red es la participación, o interrelación, el respeto por los derechos de los usuarios, la calidad de los servicios, la transparencia y la voluntad de cambiar al ser humano? Estas son las reglas del juego. Y este juego es internet.



[ La privacidad es un asunto importante. Tal vez sea el centro del debate en la era de la información. ¿Tendremos un maravilloso mundo nuevo o seremos devorados por el Gran Hermano?.]