Por Oscar
Montero


Oscar Montero es responsable de Info
Emprendedores


e-mail

  Ansiedad informativa
¿Puede llegar a ser negativo el exceso de información?

Desde hace tiempo vivimos en una sociedad en constante preocupación por la información, por conocer las últimas noticias y avances. Estar informado parece ser uno de los grandes valores de nuestro tiempo. Internet trajo la conexión entre individuos y organizaciones y cada uno de nosotros, desde nuestras pantallas, tecleamos y leemos a las otras hormiguitas presumidas y conectadas a la gran araña.

Este aporte de información es positivo, sin embargo, es necesario saber reconocer y prevenir los estados de intoxicación informativa. Hay que tener en cuenta que estar informado supone un coste elevado de recursos que no se dedican a otras alternativas. En mi caso personal, reconozco que las tareas de investigación e información me consumen intensamente.

Todos vivimos muchas veces ese estado de ansiedad por querer saber más, por conocer otras fuentas y estar actualizados, por conocer otros webs, por seguir los enlaces, por comprar revistas, libros, seminarios, cursos, y tener datos y más datos... Por otro lado, el hecho de estar conectados, supone interactuar con otros individuos y organizaciones que, a su vez, emiten contenido y cada día es más difícil mantener los objetivos de cada uno sin distraerse por el camino.

Desconectar

A mi todo esto me parece agotador. Seguro que a muchos de vosotros os pasa lo mismo. Ahora leo y me informo mucho menos de lo que hacía antes. Hace años me parecía increíble el tener a mi disposición medios que me permitiesen investigar en profundidad. Desde hace tiempo empleo filtros cada vez más duros y soy mucho más específico. He dejado de consultar muchas fuentes de información general y mis intereses son cada vez más claros y concretos.

No me gusta el móvil y lo desconecto tanto como puedo y reconozco que empleo en descargar el correo electrónico más tiempo del que me gustaría. ¿Cuánto tiempo innecesario se dedica a actividades triviales y nada importantes? La mera conectividad no supone un avance como muchos quieren hacernos ver.

Para evitar esta ansiedad informativa he optado por desconectar y concentrarme en mis objetivos. También he decidido hacer más cosas por mi cuenta sin tener que desarrollar previamente una labor de análisis e investigación profunda. La información que no se materializa en acciones claras y concretas tiene poco valor. En la práctica, el conocimiento que se obtiene tras haberse tirado a la piscina y conseguir datos y experiencias por uno mismo, sobrepasa con creces a cualquier otro saber exterior, por muy bonito y atractivo que nos lo pinten.

Así que ya sabes, hormiguita, ten cuidado con la gran araña.

 
Imprimir texto



[ Ilustración de
Kazuko Ashizawa ]
 

[an error occurred while processing this directive]
 
  Arriba