.

 ......

Por Laura Baigorri

L. Baigorri es profesora de la Facultad de Bellas Artes de Barcelona y responsable del web "Arte en Red".

¿Quieres mandarle un e-mail?

Paco Cao
Objeto de Arte
(9-11-99)

Hace unos cuantos años que conservo un tríptico donde se anuncia el alquiler de un cuerpo bajo el lema: "Paco Cao Rent-a-Body". El anuncio sigue la tradicional propaganda de alquiler de coches, aunque en esta ocasión, los vehículos han sido sustituidos por una fotografía en blanco y negro de un señor muy serio con traje, corbata y gafas. Alquila su cuerpo por horas, días e incluso semanas y se presta a realizar cualquier tipo de actividad física e intelectual -a excepción del conocimiento carnal en el más estricto sentido bíblico-. El tipo de la corbata es el asturiano Paco Cao, un doctor en historia del arte que, desde 1993, viene dedicándose a la peculiar tarea de alquilarse a sí mismo, ya sea dentro o fuera del contexto del arte.

.........................

Como la experiencia no prosperó demasiado en España -admitamos que ni Gijón, ni Salamanca son los mejores lugares del mundo para desarrollar propuestas artísticas arriesgadas-, en 1996 decidió largarse a Nueva York. Una vez allí, encontró su espacio en el seno de Creative Time, una organización dedicada a la promoción de proyectos artísticos de muy variado signo. Tras una interminable sucesión de problemas administrativos -planteados a la hora de legitimar una "situación laboral" cuyos términos legales tienden confundirse con la prostitución-, Paco Cao consiguió trabajar esporádicamente en tres tipos de servicios bien definidos: en la Tarifa Básica ofrecía su presencia física e incluía la posibilidad de alterar su apariencia; la Tarifa Premium ofertaba la realización de pequeñas tareas físicas e intelectuales; y en la Tarifa Deluxe "el cuerpo" se prestaba a desarrollar una intensa actividad intelectual. El resultado de esta propuesta cristalizó en una sucesión de extrañas actividades que iban desde el desfile por una céntrica calle de Manhattan vestido con un pijama de vacas, hasta su crucifixión en una iglesia luterana de Brooklyn.

Subastado o... prestado

Su siguiente trabajo, "Alma mater", consistió en la exposición de objetos personales entre algunas máquinas dispensadoras de bebidas enlatadas a las que previamente había pegado fotos suyas y de su madre. La obra, consecuencia lógica de Rent a Body, no sólo estaba concebida como una reflexión sobre la privacidad e intimidad del artista, sino que seguía cuestionando la posición del artista en el mercado del arte. Las mismas intenciones que se desprenden de otros proyectos que ambiciona realizar: ser subastado en el New Museum of Contemporary Art de Nueva York, ser exportado como mercancía desde España a EEUU o,... mejor aún: ser enviado, en calidad de préstamo, desde un museo español a otro norteamericano, con la siguiente relación de datos en el paquete que le contiene: "carbono, hidrógeno, nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, hierro y calcio".

Encerrado


En su última intervención, pensada para Art Futura 99 y titulada "La Ciudad de Dios II", Paco Cao ha permanecido encerrado y expuesto, durante 3 días, en una habitáculo de 4 m2. a la espera de cualquier tipo de reacción por parte del público. Los visitantes del Festival tenían acceso físico a "la obra", pero los navegantes de Internet también podíancomunicarse con él a través del e-mail. Una vez más, el artista concibe una situación donde la participación del público resulta imprescindible para que tenga lugar "la obra de arte"; pero, una vez más también, la privacidad del espacio del artista se torna vulnerable, debido precisamente a esa presencia física y mental del espectador que, en muchas ocasiones, roza la agresión.

Paco Cao ha mantenido, a lo largo de la década, una trayectoria coherente donde su cuerpo ha pasado del alquiler a la exposición permanente, del objeto de uso al objeto de exposición. Su obra cuestiona, una vez más, la identidad del artista y los principios fundamentales del mercado del arte, pero también la identidad de cualquier ciudadano y su disponibilidad en la vida cotidiana -"todos nos vendemos de una u otra forma"-. A través de sus acciones, Cao se ha convertido en el paradigma del sujeto/artista que persiguieron los performers más vanguardistas de los 60: un artista que ya no vende obras, sino que se alquila sí mismo; que ya no produce objetos, sino que se autoexpone. Un sujeto que parte de la experiencia vital, antes que de la referencia artística y que exige la implicación personal de todos aquéllos que estén dispuestos a comunicarse con él.

.........................

Más información:

Paco Cao

. Cao, cuerpo de alquiler.

 

"Nos dirigimos

hacia un

mundo y

un estado

inmaterial"

 

 

. Provocador y reflexivo.

 

............

Suscríbete

¡Es gratis!

............