Javier Gutierrez

Javier Gutierrez estudió antropología y letras hispánicas. Además, ha colaborado en los diarios más importantes de México, El Financiero, La Jornada y El Universal.

¿Quieres mandarle un
e-mail
Arte Mexicano
Un fin de año polémico
22-01-01

Una de las grandes polémicas culturales suscitadas en México en este fin de milenio se generó el pasado mes de noviembre en el homenaje rendido a la artista plástica Leonora Carrington con motivo del otorgamiento de la Orden del Imperio Británico llevado a cabo en el Museo Rufino Tamayo.

Se organizó un coloquio en su honor, y una de las invitaciones correspondió a la critica de arte y directora del Museo de Arte Moderno, Teresa Del Conde. Su ponencia se denominó "Abajo. Testimonio de un pasaje por la locura", en donde la doctora Del Conde hacía referencia al texto En Bas, líneas escritas por Carrington en 1940, recién salida de un hospital psiquiátrico (donde permaneció un año a causa de una severa crisis nerviosa por el ingreso de su entonces pareja sentimental, Max Ernst a un campo de concentración nazi)

Desde las primeras líneas el trabajo de la investigadora auguró controversia: "Como dice Jean Shüster a propósito de la edición de En Bas por Henri Parissot; en diversas épocas y en tiempos distintos, la locura fue considerada inefable. A propósito de esa 'valoración' podríamos recordar a William Bakle, considerado como visionario más que como sujeto que padecía alucinaciones.

Conformismo

A Blake se le aparecía Dios y Blake lo miraba tras una ventana". Luego de esas palabras, en la persona de la homenajeada dio inicio cierta incomodidad, pero el rostro enrojeció cuando la batuta del máximo organismo del arte moderno en México citó el siguiente párrafo: "En el relato sobre la crisis (nerviosa), que fue escrito en francés a Jean Mengen, Leonora asevera que el cónsul británico y el Dr. Prado de Madrid le diagnosticaron una locura incurable. Cuando recuperó los hilos cruzados lo primero que expresó fue el deseo de conservarse lúcida. Eso, comentó, 'le permitiría poner o quitar a voluntad la máscara que sería su escudo contra la hostilidad del conformismo' .

Cuando la crítica de arte entrelazó los problemas emocionales de Carrington con los de Van Gogh y mencionó que la conducta de Leonora al contrario de la de Vincent "no era de índole autodestructiva, pero bajo el influjo de la omnipotencia del pensamiento desarrolló del delirio que nos narra en 'Abajo'. Sólo 3 años después y como método terapéutico, pudo referirse a su brote psicótico", en ese momento se dio lo presentido, Carrington no pudo soportar más y abandonó la sala. Tras ellas se marcharon, también, sus dos hijos.

En un artículo publicado en el influyente diario mexicano La Jornada, luego del escándalo suscitado, del Conde en un tono irónico se refirió a la poca cultura psicoanalítica que varios miembros del medio artístico mexicano poseen. "Lamento que la cultura psiquiátrica y psicoanalítica sea tan extremadamente pobre en nuestro país, sobre todo en determinadas clases sociales que son las únicas en considerar que la palabra 'locura' o el término 'brote sicótico' son un estigma. Lo digo porque la psiquiatría y el psicoanálisis no tratan problemas 'de hemorroides', sino que se ocupan de las más finas operaciones mentales".

Más información

Leonora Carrington


[ Cuando la crítica de arte entrelazó los problemas emocionales de Carrington con los de Van Gogh y mencionó que la conducta de Leonora al contrario de la de Vincent. ]