Por Fran Ilich
Fran Ilich es editor de
Sputnik,
revista especializada en cultura digital.

¿Quieres mandarle un
e-mail
Rafael Lozano-Hemmer
La interactividad del Alzado Vectorial
19-02-01

[este texto fue leído en el Museo Cuevas de la Ciudad de México durante la presentación del libro Alzado Vectorial editado por Rafael Lozano-Hemmer]

No me tuve que esperar a ver a Rafael Lozano-Hemmer en las páginas del cátalogo de Cyberarts 2000 para saber lo que su obra significaba dentro del mundo del arte interactivo y sobre todo dentro de la historia futura del arte que busca provocar la intersección con la sociedad, como se hizo durante años en la tradición mexicana hasta ese momento en que fueron implantados con tanta eficacia los organismos para sanitizar y burocratizar las artes. Claro, no en versión electrónica.

Lo más aproximado que puedo acercarme a definir el Alzado Vectorial, sería sampleando las palabras con las que Rafael Lozano-Hemmer recibió el Golden Nica en Linz (Ars Electronica 2000), mientras aludía de forma bastante directa a la situación política en Austria y sobre todo al boicot que hace el actual gobierno al proyecto Public Netbase de Konrad Becker. Y aquí las traduzco al español después de que el presentador le dijo: "aquí en Europa este tipo de luces se asocia con el fascismo", entonces Rafael contestó: "en una situación fascista los medios controlan a la gente, en esta pieza la gente controla a los medios."

OK, básicamente esa es la idea. Y sobre todo, más alla del hecho de que esta pieza logró una interacción entre los usuarios mucho mayor que la mediana de diseñadores flash y webmasters de los puntos como más cercanos a ti, no se debe a que asombrosamente se tomó la molestia de desaparecer de su proyecto el software de terceros e incluir todas las aplicaciones necesarias en java scipts o applets, sino sobre todo a que se podía acceder a manipular telemáticamente estos reflectores gigantes que afectaban de una manera radical el ambiente y la arquitectura en el Zócalo Capitalino de la Ciudad de México: siendo radicales podríamos decir que más que cualquier otro plantón o huelga, la de Lozano y su Alzado fue la intervencion más fuerte en este espacio tan grande hasta ahora.

Arte electrónico

A Blake se le aparecía Dios y Blake lo miraba tras una ventana". Luego de Y OK, es cierto, usuarios de Chipre, Kazajastán, Amsterdam, Belgrado, Berlin, Lima, y hasta yo mismo desde Tijuana me divertía con ellos, haciendo vectores que no podíamos ni de chiste ver desde nuestras computadoras. Pero esto tenía un efecto fuerte en los cielos y en los estados de ánimo aquí en DF: en la gente que acostumbra mirar el cielo y tal vez este no es el caso, pero en una ciudad tan contaminada como México hasta sirvió por un tiempo para que los papás pudieran explicarle a los niños sin necesidad de material visual, como se ven las estrellas en el cielo, diciéndoles que eran como esas luces, pero muy diferentes.

Pero seguro así los niños entendían más. Y bueno, todo lo que esta pieza hizo con el entorno y el ánimo implica que ni siquiera se debe tener acceso a internet para poder disfrutar de el arte electrónico, así que esto lo hace mucho más interactiva. Mas que cualquier pieza de net.art o un videogame como Civilization. Y todavia mejor, nos recuerda que la pantalla como el libro o el lienzo no son de ninguna manera los límites para definir y crear una obra. Más puntos para Ars Electrónica.

Muchas personas estarán de acuerdo conmigo, y por algunas razones poderosas podría mencionar a esta pieza como la pieza del milenio, dejando muy de lado el hecho de que haya sido la pieza central en las festividades del milenio en Mexico.

Varias razones, por ejemplo:

1) marca un parteaguas entre: en México no había arte interactivo y cuando lo había pocas personas podían tener acceso a las herramientas para interactuar con él.

2) además de todo se lleva la distinción del premio más importante en el mundo de arte interactivo.

Continuando puedo decir que su creador nos recuerda la condición del artista mexicano que debe salir del país para ser alguien, y bueno, en el caso de un mexicano canadiense puede haber ciertas ventajas, pero una vez más la pieza y el artista nos confirman que para crear algo radica, hay que ser radical.

Siguente página >>


[ Todo lo que esta pieza hizo con el entorno y el ánimo implica que ni siquiera se debe tener acceso a internet para poder disfrutar de el arte electrónico ]