Por Fátima
Martín


Fátima Martín es periodista licenciada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM)

e-mail

  El cartel
Periódico mural contra el neoliberalismo

Madrid [27-01-03]
Un cowboy domando el caballo del Guernika. Dos ejecutivos estrangulando a un obrero en su abrazo. Un hombre con un guante de boxeo por pene. Una gaviota bombardeando a la paloma de la paz y un puño asfixiándola. Un espectador observa el sexo de una mujer convertido en una lata de sardinas.Un inmigrante atrapado en el cepo de las estrellas de la UE. Una tele-cárcel. Un escritorio-guillotina.Un cristo empuñando un arma. El maltrecho peón negro de un ajedrez.Un globo terráqueo con la mitad inferior parcheada. Es sólo una muestra de las casi 100 imágenes desplegadas por el cartel en sus 23 ediciones de existencia.

¿Pero qué es eso de el cartel? Se habrán preguntado los asiduos del camino que va de Malasaña a Lavapiés, dos de los barrios "más vivos" del corazón de Madrid, al ver sus calles tapizadas de papeles antipublicitarios. Según sus actuales creadores, Olaf, Mutis, Jaques le Biscuit y Eneko, el cartel es "un periódico mural de opinión".

Aproximadamente cada dos meses, estos ilustradores de prensa tan conocida como El Mundo, Generación siglo XXI, 20 Minutos, El Siglo y colaboradores de fanzines como Mundo bruto, El cretino o Qué suerte, se reúnen en torno a una botella de ron de la Martinica, por ejemplo, y deciden un tema. Dividen el papel en cuatro partes, cada uno expresa su idea y cada uno aporta un icono para la cabecera. Hasta ahora, el cartel se ha impreso en una sola tinta y cada diez números, en dos. Cada edición se reproduce unas 500 veces, viene a costar unos 500 euros, y la única condición es la libre expresión en la calle.

Número ceguerra

Y libertad de expresión es lo que ejercen estos treintañeros de Chamberí, de Gran Bretaña, de Venezuela y de Bélgica. A sus plumas no se les escapan asuntos como la guerra (Número ceguerra); la situación mundial tras el 11-S (Número cruzado), el maltrato a los inmigrantes (Número por el moro), la desigualdad norte-sur (Número mal distribuido), el fútbol (Número de interés general), la violencia de género (Número mal pegado), la situación de los medios de comunicación (Número comunicoacción), la vivienda impagable (Número 13 rue del Percebe), los accidentes laborales (Número accidentado), la contaminación del planeta (Número destruido), o el sistema neoliberal imperante, lo que ellos llaman "el gran número mundial".

El cartel tiene cuatro años de vida y un largo trecho recorrido: ha participado en El gran juego social de Turín, es protagonista de un pequeño libro editado por Pocko y que verá la luz muy pronto, ha sido expuesto en la reciente Casa Encendida de Madrid y tiene su propia página web, por gentileza de su colega Sobórnez. Eso sí, todos los proyectos se han desarrollado siempre sin interferencias, sin censuras, y sin perder su razón de ser: su presencia libre y gratuita en la calle.

Más información:

Web El cartel

Web Pocko

 
Imprimir texto



[ Último número de el cartel ]
 

 
  Arriba