.

 ......

Por Miguel Angel Sabadell

M.A.Sabadell
es Astrofísico y profesor de
la Universidad
de Zaragoza
 
¿Quieres mandarle un e-mail?
Radiación de fondo
Los restos del Big Bang (o Gran Pum)
 
¿Quién no ha oído hablar alguna vez de la famosa Gran Explosión que originó el universo? Popularmente a esta hipótesis científica se la conoce como Big Bang o, traducido al castellano, Gran Pum. Y como cualquiera puede pensar, si todo comenzó como una monumental traca, ¿no es posible que aún podamos escuchar el impresionante chupinazo inicial?
.........................

Así pensaba en 1965 un cosmólogo llamado Jim Peebles. Peebles se puso a calcular lo que sucedería si realmente el universo hubiese nacido con una gran explosión, y descubrió que hoy día tendríamos que se capaces, no de escuchar, sino de ver un fondo de radiación de microondas cubriendo todo el espacio. Este fondo de radiación sería como el eco de la tremenda explosión inicial. Peebles escribió sus ideas y las envió a la revista Physical Review en marzo de 1965, pero el artículo fue rechazado.

Sin embargo sus pensamientos ya habían sido escuchados. El mes anterior, en febrero, Peebles había sido invitado por la universidad John Hopkins en Baltimore para que hablara sobre su trabajo. El 19 de febrero presentó sus conclusiones y lo que ocurrió a continuación es un ejemplo de esas historias curiosas que suceden de vez en cuando en el mundo de la ciencia. Asistiendo a la charla de Peebles estaba un radioastrónomo de la Institución Carnegie de Washington, Kenneth Turner. Turner era, además, un viejo amigo de Peebles desde sus días de estudiantes en Princeton.

Señales inexplicables

Fascinado con la idea, Turner se la comentó a un radioastrónomo amigo suyo, Bernard Burke. Por su parte Burke, durante una conversación informal con otro colega amigo suyo llamado Arno Penzias, preguntó cómo iban las mediciones en la nueva antena que los laboratorios Bell estaban construyendo. Penzias le mencionó que tenían ciertos problemas porque habían detectado unas señales completamente inexplicables.

Burke se acordó de lo que le había comentado Turner, y le dijo a Penzias que había un grupo de físicos teóricos en Princeton que quizá pudieran arrojar alguna luz sobre su problema. Penzias llamó a Princeton y el grupo de cosmólogos al que pertenecía Peebles se puso en camino hacia Crawford Hill, donde los laboratorios Bell estaban poniendo en funcionamiento su nueva antena de radio. La predicción de Peebles había sido confirmada.

Así fue cómo de esta manera tan casual se encontró la prueba experimental de que hace mucho, mucho tiempo, una gran explosión marcó el origen del universo en que vivimos.

.........................

Más información:

The Hot Big Bang

. Naciemiento de una estrella.

 

"Peebles escribió

sus ideas y las

envió a la

Physical Review

en marzo de

1965, pero su

artículo fue

rechazado"

 

. Jim Peebles

 

............

 Suscríbete

¡Es gratis!

............