.

 ......

Por David Navarro
D. Navarro dirige el Artificial Intelligence Resources Center Network
Este verano impartirá un curso de verano en la Universidad Menendez Pelayo sobre IA

¿Quieres mandarle un e-mail?

Ver no es creer
Cerebros, ojos, y una sola realidad
(6-9-99)

El problema de la percepción visual de los tamaños es uno de los más curiosos en visión artificial, dado que entraña una notabilisima dificultad de diferenciado y comparación. Pero fijémonos en la mente humana. Cuando un objeto, animal o persona se acerca o aleja, realmente nuestros ojos están registrando un cambio de su tamaño, pero nuestro cerebro no lo interpreta así, y por ello a nadie se le ocurre decir que: "¡¡Juan ha empequeñecido por irse hacia el Sur!!". Claro, que en sí, no podremos saber nunca si Juan a empequeñecido realmente, porque nunca seremos Juan.

.........................

De todos modos las proporciones siempre nos están mintiendo, frente a cualquier ejemplo que yo pueda dar, pero nosotros siempre sabemos la verdad, siempre tenemos constancia de los tamaños reales ¿no es sorprendente?

En 1709, Berkeley escribió qué "la estimación que hacemos de la distancia a la cual se encuentran los objetos muy alejados es un acto de razonamiento, fundado más en la experiencia que en nuestros sentidos". Es decir, cree que el aprendizaje es el responsable de que desde niños comprendamos que las apariencias visuales son engañosas. Piaget también tiene su teoría acerca de la percepción de los tamaños, y esta dice que el niño interioriza regularidades sensorio-motrices, que le permiten organizar su entorno y construir representaciones de los objetos, de forma que la construcción del objeto y del espacio irían unidos.

Aristóteles

"El acto sensible y el del sentido son un mismo y único acto, pero su ser natural no es el mismo, lo uno es la visión y lo otro lo visivo."(Aristóteles). En efecto, una apreciación tan aceptada por todos nosotros, tiene una fuerte y difícil introducción en el funcionamiento de nuestro cerebro. Porque cuando percibimos cualquier cosa, sabemos que esta no nos pertenece, es decir, sabemos que forma parte de un mundo exterior, y que este no está, por lo tanto, supeditado a nuestro organismo.

Sabemos, o debemos intuir en un principio, que si cerramos los ojos, o dejamos de mirarlo, ese objeto permanecerá allí, a menos que alguien, otra persona que también puede percibirlo lo retire de su lugar. Sabemos qué cosas nos pertenecen, por ser sus dueños, y qué cosas no. Todo esto está dado en nivel general por la educación que nos imparte la sociedad y la naturaleza, pero ¿qué dispositivos u organismos internos son los encargados de esta función?

Posiblemente este concepto escape algo de la neurología, tal vez, pero es muy interesante, que nosotros además de percibir, sepamos que lo que percibimos es verdad, siendo universal, a lo que me quedaría argumentar: tal vez no es tan verdadero que lo que vivimos sea netamente exterior, pues a lo mejor, su significado como tal, solo puede ser interior y por lo tanto no existir materialmente. O existir sólo para la sociedad humana. Siendo este tema, más filosófico que neurológico, sí señor.

.Aprendemos a ver desde niños.

 

 

"El aprendizaje

es el

responsable

de que

comprendamos

que las

apariencias

visuales son

engañosas"

 

 

 

. La visión, problema neurológico-filosófico.

 

............

 Suscríbete

¡Es gratis!

............