Por José Luis Molinero

José Luis Molinero es Asesor Técnico de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid.

¿Quieres mandarle un
e-mail
Censo submarino
diez millones de especies desconocidas
11-06-01

Si el pasado siglo XX fue el de las comunicaciones, no cabe duda de que la centuria recién estrenada será la de la globalización, la información, las tecnologías que hacen todo más próximo, más cercano, más conocido. Nada escapa al hombre, somos capaces de permanecer meses en el espacio, de dar paseos por él, de descifrar el genoma humano, con todas las futuras consecuencias, de producir seres clónicos....

Sin embargo, a veces es positivo que los humanos hagamos un ejercicio de reflexión y humildad, y seamos conscientes de que aún nos queda mucho por descubrir y conocer, y no sólo hablo del Universo, donde somos meros aficionados, sino de nuestro viejo planeta Tierra. Aunque pueda parecer mentira, todavía son muchos los seres animales y vegetales que conviven cerca de nosotros y que ignoramos.

Aquí al lado, en nuestros mares y océanos, podrían existir hasta diez millones de especies desconocidas para la ciencia. Si tenemos en cuenta que la superficie marina supone casi el 99% del total de nuestro mundo, y hacemos la comparación con la fauna y flora terrestres, no es difícil imaginar el tesoro que se esconde bajo el agua salada.

Un ambicioso proyecto

Eso es lo que debió de pensar la Fundación Alfred P. Sloan, de Estados Unidos, que ha conseguido un fondo de mil millones de dólares, más de 180.000 millones de pesetas, para realizar, durante diez años, el censo de todas las especies que viven en el mar.

Aunque es indudable el interés de este ambicioso proyecto (de momento, servirá para conocer más sobre el fondo de los mares, de los cuales tan sólo se ha cartografiado un 5%, y la mayoría en zonas próximas a la costa), nadie duda que aún faltará mucho para conocer en su totalidad este misterioso mundo submarino, alejado de la luz solar y testigo silencioso de la Historia del hombre.

Para realizar el censo de la vida marina, en el que participan también diversas instituciones americanas, australianas, japonesas y europeas, se van a utilizar las más modernas tecnologías en el campo de la óptica, la acústica y la informática. Los oceanógrafos pretenden realizar un recuento de todas las formas vivas, su distribución geográfica y hábitats que ocupan, para tratar de comprender mejor las relaciones entre las diversas comunidades de animales y plantas marinas.

Tal y como ha comentado el oceanógrafo Gene Carl Feldman, del Flight Space Center de la NASA, "resulta increíble que haya más gente que ha examinado la superficie de la Luna, y que en cambio sólo dos personas hayan estado en el punto más profundo del océano, la fosa de las Marianas, una sola vez y durante veinte minutos". Nadie sabe lo secretos que guardará esta última frontera y los beneficios que se obtendrán para la ecología, la botánica, o la medicina...

¿Quién dijo que estamos solos?

Más información

Fundación Alfred P. Sloan



[ Los oceanógrafos pretenden realizar un recuento de todas las formas vivas, su distribución geográfica y hábitats que ocupan, para tratar de comprender mejor las relaciones entre las diversas comunidades de animales y plantas marinas.]