.

 ......

Por Julián
Díaz
J. Díaz es redactor jefe de BITNIKS y periodista free-lance.

¿Quieres mandarle un e-mail?

Salvar al soldado Ryan
De críticos y otros horrores bélicos

Steven Spielberg. 1998. EEUU.

Los directores cinematográficos no tienen por qué cumplir el católico mandamiento de amar al prójimo, especialmente si éste se hace extensivo al conjunto de los críticos. Recuerdo a Fernando Trueba, ya director de "Opera Prima", vertiendo un cubo de agua sobre su ex-colega crítico Diego Galán, premonitoriamente en una terraza de San Sebastián, y las ganas poco religiosas de éste de devolverle la gracia con un par de hostias. No puedo acordarme del nombre del productor de la exitosa factoría Esteso y Pajares, que defendía sibilinamente la inteligencia del público que pasa por taquilla ante el ensañamiento de los críticos. A éstos les decía Manolo Summers algo así:"¿Mi película es una mierda? Ven y haz tú algo mejor...".

.........................

Entre los críticos cinematográficos sin duda anida una cierta caterva de payasos más o menos homogénea y envidiosa del grupo de clowns responsables de algunos rodajes. La ventaja de hacer una crítica de una película de Spielberg es saber que se habla, tal vez sí, tal vez no, de la obra de un genio, pero seguro que de la de un superdotado de la industria cinematográfica. Eso libera mucho y deja claro que la historia de un grupo de soldados norteamericanos para salvar a otro de nombre Ryan en la II Guerra Mundial está contada primorosamente, los actores están perfectos y la ambientación es extraordinaria.

Más aún, nunca (NUNCA) he pasado tanto miedo en el cine como en los primeros veintipico minutos de imágenes del desembarco en Omaha Beach. El sonido y las imágenes son sencillamente apabullantes hasta el terror físico. Sólo saca del acojono la salpicadura de sangre en el objetivo de la cámara, casi documental, subjetiva, una llamada de atención innecesaria, como el detalle expresionista del abrigo rojo de la niña en la razzia del ghetto de Varsovia en "La lista de Schindler".

Subrayados

¿Por qué éste y otros subrayados? En ese sugestivo paseo por la muerte en el que se identifica con enorme habilidad, con los rasgos esenciales, a los uniformados corderos sacrificiales destinados a salvar a Ryan (Matt Damon), ¿por qué hacer del soldado alemán absuelto en nombre de la Humanidad el verdugo final del buen hombre anónimo americano encarnado en el capitán Miller (Tom Hanks)?

Hay una razón para todo ello y es la voluntad de Spielberg para recalcar que, pese al horror de la guerra, la intervención americana representaba altos ideales nada menos que medio siglo pasadito después del terrorífico desembarco. Fuller, Kubrick, Peckimpah, Coppola o Stone ya han filmado sin concesiones el horror inmoral de la guerra. Sin embargo, Spielberg se empeña, amalgamando ambigüedad y machaconería, en decir que "o manteníamos nuestra libertad o la perdíamos" en una película presentada, he ahí la cuestión, como antibelicista.

Por ello es necesario el subrayado: genial y estremecedor en el caso de esa madre de Ohio, sola, en la imagen entrañable del hogar americano, que se derrumba ante la presentida noticia de la muerte de sus hijos; hábil y maniqueo cuando el servicio administrativo, poblado de mujeres (¿madres, novias, mujeres y hermanas?) del ejército identifica la tragedia familiar.

En este contexto son lógicas las repetidas apelaciones a Abraham Lincoln, el gran padre del ideal de Gobierno estadounidense, que da cobertura emocional al salvamento de Ryan. Y todo para que Spielberg nos ponga al final un puente más de inmolación que hay que defender por altruismo. Lo de siempre, "¿salvamos el culo o nos quedamos? Mejor reventamos, ¿no?".

No cabe duda de que la tremenda tarea de salvar a Ryan para él sí está justificada. Spielberg es aquí un cineasta empeñado en dejar, a pesar de los pesares, incolumne a su patria, para lo cual tiñe esta película del color de la bandera de las barras y estrellas, eso sí, inusualmente translúcida y grisácea, robertcappiana. Y lo hace impecablemente. Y al final, una vez más, hay que llorar. Y es belicista.

.........................

Más información:

Imágenes de la película

Otras informaciones

.Capitán Miller (Hanks)

 

"¿Mi película es

una mierda?

Ven y haz tú

algo mejor"

(Manolo Summers)

 

 

. Soldado Ryan (Matt Damon)

 

............

 Suscríbete

¡Es gratis!

............