.

 ......

Por Julián
Díaz
J. Díaz es redactor jefe de BITNIKS y periodista free-lance.

¿Quieres mandarle un e-mail?

"Mulan"
Que, definitivamente, no es Escarlata O´Hara

Cook y Bancroft. Disney. 1998. EEUU

Hasta Fernando Sánchez Dragó, a quién admito enorme sabiduría si se me concede atribuirle pedantería en cantidad directamente proporcional, además de preguntarse quiénes somos, a dónde vamos y de dónde venimos, se interroga sobre el por qué vamos al cine a ver la última de dibujos animados de Walt Disney en Navidades. La respuesta es múltiple, llena de matices y de interpretaciones psicosociológicas, pero la navaja de Ockham impone la más sencilla: yo voy porque no pago entrada. Un "a priori", creo que Juan Ramón Jiménez dijo aquello de que la literatura para niños no existía. Como en la literatura, en el cine también es aplicable la máxima de Duke Ellington: "hay dos clases de música: la buena y la mala".

.........................

Con unos doce años me tragué "Los Aristogatos" y ya no era igual que la iniciática, que contemplé calculo que con cuatro, "El libro de la Selva". También acudí a la cita con "Aladino", embarcado en la treintena, y sin embargo desdeñé olímpicamente "Hércules" el pasado año.

Cuanto más viejo, más borde me pongo con los productos de la factoría del supuesto criogenizado, antes decíamos hibernado, más famoso del mundo. En Navidades, además de milagros varios, ocurren casualidades que, como bien explicaría Médem, no lo son tanto, o sí, o yo qué sé. Así que el otro día en el sofá de las resacas me emborraché de cine con la formidable "Lo que el viento se llevó", esta vez casi en su integridad.

Y hete aquí con que de repente me doy cuenta, ¡oh, sorpresa!, de la gran diferencia entre las dos heroínas rebeldes, la sudista irlandesa-americana Escarlata O´Hara y la patriótica china Fa Mulan. Escarlata es Vivian Leigh, mala, dos veces viuda y tres casada , por despecho la primera y robando novio a su hermana la segunda, impúdica, egoísta, ambiciosa, mentirosa, guapa, y un personaje maravilloso al que Gable dice que nones; Mulan es buena y pelín sosa, apuesto que virgen, pudorosa, se queda con el hijo del jefe y no pasar de ser un puto dibujo animado.

Sin prejuicios

No tengo nada contra los dibujos animados. Pero la apuesta ternurista del tío Walt va resultando fastidiosa. Ahora que ya son más modernos, nos cuentan la historia de una chica (mitad recluta Benjamín, mitad Víctor o Victoria) que se salta las normas yendo travestida a la guerra para salvar el honor de la familia Fa. Vale, la peli tampoco es que sea belicista y además utiliza elipsis para evitar cualquier espectáculo tipo Stallone, Norris, Seagal y demás clónicos de la casquería. Pero, al final ¿qué aporta el dibujo animado?

En estos tiempos digitales hay que pedir algo más que corrección a los personajes que no sean de carne y hueso. La mayoría, salvo casos como el de Astérix y Obélix, no suelen repetir en las pantallas, así que tienen que fascinarnos para dejar huella. Paradójicamente, empezando por Pepito Grillo, son los personajes "fantásticos" los más humanos y los que más gracia tienen en el mundo Disney. En este sentido, el desastroso dragón Mushu que acompaña a Mulan sí que tiene chispa, precisamente, porque su inspirador puede ser cualquier gamberrete fantasma de barrio y habla como un rapper. No en vano, en la versión original, su voz la pone Eddie Murphy. De todas formas, el fogoso lagarto tiene que aclarar que ha mordido en el trasero a un guerrero desnudo en el agua, porque en el sitio que parecía, que es a lo que invita el común de una mente mínimamente depravada, sería intolerable.

Pero correcta

La ambientación de toda la película es muy... correcta. Es decir, le puede parecer muy correcta a cualquiera que, pese a la exposición del Guggenheim, no sepa nada de China, como yo, lo cual, pese a la presencia de apellidos orientales en los títulos de crédito, la hace sospechosa de ser demasiado estereotipada: paisajes como los de las enciclopedias, entrenamientos a lo Bruce Lee conducidos por el chico bueno con pinta de Van Damme, hunos tipo troll culturista anabolizado, trufa entre los salvajes de la fordiana "Siete Mujeres" y la serie Fu Manchú...

Impactantes son las imágenes de los hunos atacando en la escena de la avalancha de nieve y las imágenes del pueblo llano reunido en la Ciudad Prohibida, ambas en picados aéreos. El tono humorístico es lo mejor de la película y lo peor puede que los números musicales. En general, se trata de un producto amable, familiar en el sentido acomodado occidental de la palabra, aunque me parece que hubiera ganado en virulencia social para pequeños y mayores si Mulan se hubiera descubierto lesbiana, le diera con moderación al opio y hubiera desertado marchándose al Japón para que el Emperador se las viera canutas.

.........................

Más información:

Mulan

.Fa Mulan, heroína y recluta.

 

 

"Mulan es

buena, pelín

sosa, apuesto

que virgen, y

se queda con

el hijo

del jefe"

 

 

 

. Mushu, un dragón con chispa.

 

............

 Suscríbete

¡Es gratis!

............