.

 ......

Por Julián
Díaz
J. Díaz es redactor jefe de BITNIKS y periodista free-lance.

¿Quieres mandarle un e-mail?

"Enemigo Público"
El satélite contra el príncipe de Bel Air

Tony Scott. Touchstone Pictures. 1998. EEUU

"Hace 20 años si durante una comunicación telefónica pronunciabas la palabra presidente o bomba la conversación quedaba grabada para su posterior análisis. Imagínate lo que pueden hacer ahora". Con la premisa que plantea esta afirmación, un cineasta podría desarrollar una fascinante parábola sobre la privacidad en la sociedad de la información. Tony Scott no puede, aunque sí ofrece un divertimento ágil y efectista. A fin de cuentas, le interesan los helicópteros, las explosiones, las imágenes digitalizadas y otros juguetes. Aquí dispone hasta de un satélite, y es feliz.

.........................

El cine, además de una industria, puede que sea el arte total. Por encima del concepto de ópera wagneriano, ofrece todo, música, texto, imagen, movimiento y una fascinación que posiblemente tenga que ver con la sala oscura. También, más modestamente, oferta combinaciones tan curiosas como la de de un director tan horroroso y rentable como el autor de crímenes contra el cine como "Dark Rain", "Revenge" y "Top Gun", con lo que se demuestra otra vez el lado tenebroso de la taquilla, una megaestrella como Will Smith y un gran actor como Gene Hackman.

Por partes. Si el rey Midas Jerry Bruckheimer, también productor de "La Roca", se junta con el hermano de Ridley, ya sabemos que hay dinero. Nada más que decir. Si uno quiere ver cine y sentirse ser humano a la vez, se va a ver "Mi nombre es Joe" y se olvida de zarandajas. Aquí hablamos de otra cosa.

Retruécanos

En concreto, hablamos de un ágil pastiche de retruécanos. Empezando porque el guionista de esta historia tiene un apellido tan tecnológico y apropiado como Marconi. En segundo lugar, porque Gene Hackman recoge su personaje, colaborador involuntario en un asesinato, y su laboratorio-hangar de "La Conversación". Hace, ¿veinte años?, Coppola hacía una virguería con aquel relato que se presentaba como un puzzle cuyo resultado final golpeaba la conciencia.

Otro más es el de Jon Voight, especializado desde hace unos años en papeles de capullo desalmado, o el del veterano Jason Robards, convincente en sus decisivas apariciones, y aquí desencadenante de la trama como honrado senador por Syracusa liquidado.

Will Smith también hace de... superestrella. La pequeña diferencia dentro de un mar de matices sobre las superestrellas y los grandes actores de hoy es que los primeros hacen de sí mismos y los actores de verdad intentan que los personajes se apoderen de ellos. En todo caso, no está mal Will Smith, aunque no pueda evitar resultar gracioso como si nunca, y así es, hubiera dejado de ser el Príncipe de Bel Air. Gene Hackman hace lo que puede, que es mucho, pero tampoco el director tiene narices para aguantar la cámara ante esa geta granítica capaz de dibujar un alma con un gesto. Como queda apuntado, el protagonista es el satélite y las aplastantes imágenes persecutorias tras los seres humanos, reducidos a hormigas gracias a la última tecnología de la información.

Resultona

Y el resultado no es despreciable. El entretenimiento no se sirve por los diálogos sino por el frenético montaje, casi confuso, y el lujo de la producción. Además, aporta detalles sugerentes. Como el de eliminar el McGuffin, que en realidad no es tal, porque sí hay un muerto, y seguir hasta el desmadre final. Es impecable la ocurrencia, más floja la ejecución, del enfrentamiento entre la sofisticadísima y tecnológica Agencia de Seguridad Nacional y una institución secular como la Cosa Nostra en la cocina de un restaurante italiano.

Otra aportación de "Enemigo Público" es la cercanía entre la propuesta y una realidad adivinada, aunque se quede en lo más superficial. La interpretación legal de la privacidad y su convivencia con las nuevas tecnologías de la información causan el mismo vértigo que padece el no tan abrumado Will Smith. La película tiene, cuando menos, el don de la oportunidad y es casi verosímil. Que sus objetivos sean otros es de entender.

Por cierto, el detalle de los "nerds", rijosos, jovencitos y modernetes, que colaboran con la ASN también tienen su punto, aunque al final no resulten tan dañinos. Aviso para cibernautas: los que tengáis habilidades informáticas haced el favor de juntaros con los buenos.

.........................

Más información:

Enemigo Público

.Geta granítica del gran G. Hackman.

 

 

"Tony Scott

es el autor

de crímenes

contra el cine

como Dark

Rain, Revenge

y Top Gun"

 

 

 

. Príncipe de Bel Air.

 

............

 Suscríbete

¡Es gratis!

............