Por Olga Pérez

O.P. es licenciada en derecho por la Universidad Complutense y actualmente trabaja para la Guia del Ocio en Madrid.

¿Quieres mandarle un e-mail ?
ATENCIÓN: Las siguientes palabras pueden herir su sensibilidad
Hablemos de la violencia en los medios de comunicación
11-5-00

Recientemente hemos visto en la televisión la primera película de Alejandro Amenábar : Tesis. El propio Amenabar aseguraba después de la emisión de la película en una entrevista que su intención al hacer esta película fue la de analizar y denunciar la manera en que se trata la violencia en los medios de comunicación. Ningún medio se encuentra a salvo de estos excesos. Prensa, radio, televisión y ahora también Internet, a través de la palabra , las imágenes, o ambas cosas a la vez.

El morbo

A todos se nos ocurren miles de ejemplos que pueden ilustrar diariamente este abuso y "mediatización" de las noticias. Es la información como escándalo, el morbo que da la desgracia ajena. Yo les voy a contar sólo uno de estos ejemplos. Hace un año más o menos se estrenó en Madrid la película Funny Games y creo que sólo estuvo en un cine en toda la Comunidad , por supuesto en versión original, no fuera a ser que la viera demasiada gente.


Condenados a morir

Recuerdo muy bien la sensación que me produjo esa película y aún hoy esa sensación me recorre el cuerpo con un escalofrío de miedo. Esos "juegos divertidos " a los que hace referencia el título y a los que se dedican dos jóvenes aparentemente educados consisten en aterrar a una familia observando su dolor, disfrutan viendo como tiemblan y sufren. Ellos no lo saben , pero por mucho que supliquen , ya han sido condenados a morir, la incógnita será la manera en que sus asesinos decidan acabar con ellos. Se producen momentos de angustia pero los acosadores mantienen siempre una tranquilidad glacial como si lo estuvieran viendo desde fuera, como si fueran personajes de un videojuego.

Víctimas

No matan para robar, ni por venganza, ni siquiera- aunque esto sería discutible- son enfermos mentales sin control ni raciocinio sobre los actos que cometen. Matan porque están aburridos... Son niños bien de esta sociedad europea, jóvenes que para salir de la monotonía de una vida sin problemas económicos o sociales no saben qué hacer para divertirse: ya casi lo han probado todo, apalear inmigrantes, quemar indigentes,...esta vez las
víctimas son sus propios vecinos y se cuelan en las casas con la más correcta y educada de las sonrisas.

Violencia física

A pesar de lo terriblemente violenta que resulta su argumento, su desarrollo y su final, jamás se muestra una escena explícita de violencia física, lo que me hace pensar que para eliminar la violencia no basta con eliminar las imágenes que muestra esta violencia, sino que conlleva un cambio de actitud en las palabras, los gestos, las miradas y los comportamientos. En definitiva creo que es una película que pasó por Madrid sin pena ni gloria y que hubiera merecido un poco más de atención, y que tiene además varias lecturas sobre la postura que adopta el director tanto a nivel puramente cinematográfico como social. Tal vez alguien se anime y haga una crítica en condiciones.

Siguente página >>


[ No mantan para robar, ni por venganza. Son enfermos mentales sin control ni raciocinio sobre los actos que comenten.]