Por Mati Martínez

Mati Martínez es periodista licenciada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM)


¿Quieres mandarle un e-mail
"Pan y rosas"
La otra cara de la globalización
04-04-01

En las oficinas del centro de Los Ángeles cuando la jornada laboral ha terminado para los abogados y economistas, comienza la de los limpiadores -en su mayoría inmigrantes hispanohablantes- que trabajan a destajo por un sueldo injusto. Estos últimos son los protagonistas de la película de Ken Loach, trabajadores que poco a poco irán adquiriendo conciencia de clase y defenderán sus derechos.

La inmigración es el trasfondo de esta historia de lucha sindical. Inmigración convertida en ilegal por el primer mundo que se encuentra en pleno furor globalizador y cuyo lema parece ser: liberalización para todo, menos para el movimiento de trabajadores. Personas que cruzan ilegalmente las fronteras a merced de las mafias y que se convierten en mano de obra clandestina, de la que se aprovechan los patronos sin escrúpulos.

La película gira en torno a tres personajes: Maya recién llegada desde México con la esperanza de encontrar una vida mejor y que encabezará posteriormente el movimiento sindicalista; Rosa, hermana de Maya, que durante años ha sufrido el abuso por su condición de extranjera y a la que sólo le quedan ganas de luchar por sus propios intereses; y Sam, abogado norteamericano, que representa a la generación de jóvenes activistas del mundo desarrollado comprometidos con las causas justas.

El filme se enmarca dentro del realismo casi documental propio de Ken Loach. Para darle más verosimilitud se insertó en el reparto a un grupo de verdaderos trabajadores de la limpieza. De hecho el guión está inspirado en la historia real de Rosa Ayala, una inmigrante salvadoreña que ganaba 4,45 dólares cuando comenzó a limpiar oficinas hace más de una década y que hoy está sindicada, gana 7,80 la hora, tiene seguro médico, ocho días de vacaciones y cinco días al año por enfermedad.

Cine comprometido

Los diálogos son bilingües (inglés y castellano) y espontáneos, tanto que a veces parecen improvisados, como ocurre en las escenas de las primeras reuniones de los limpiadores. Hay dos momentos geniales: el enfrentamiento entre las dos hermanas casi al final de la película y el boicot de la fiesta llena de abogados y estrellas de Hollywood (atención a los cameos). Lo más flojo: el personaje del sindicalista Sam Shapiro que queda un poco ajeno al desarrollo de la historia (no convence nada su romance con Maya) y que peca demasiado de paternalista. El británico Ken Loach comenzó su carrera elaborando documentales para la televisión donde denunciaba las injusticias sociales de su país.

Uno de los primeros 'Cathy come home' (1966) generó un debate político que terminó con un cambio en las leyes inglesas sobre los "sin techo". Sus películas han seguido esta línea y casi siempre han estado rodadas en los barrios periféricos donde habita la clase obrera. Las más conocidas en nuestro país son 'Riff-Raff', 'Lloviendo piedras' y 'Ladybird, Ladybird'. En ellas quedan retratadas las consecuencias de la nefasta política social de Margaret Thatcher (después John Major) y su reforma laboral que dejó 3 millones más de desempleados en Gran Bretaña.

Parecía que el conservadurismo se lo ponía en bandeja, pero entonces llegó Tony Blair al poder con el apoyo de movimientos obreros que luego se vieron afectados por su política neoliberal. Y Loach, después de dos películas de temática internacional - 'Tierra y libertad' y 'La canción de Carla'-, volvió con 'Mi nombre es Joe' a los barrios proletarios donde se crió para mostrar que poco o nada había cambiado con el laborismo.

Con 'Pan y rosas' vuelve a salirse de sus fronteras y se va ni más ni menos que a la meca del cine, pero no a mezclarse con el "star system", sino a seguir haciendo cine independiente y combativo que despierta las conciencias, aunque sólo sea durante el rato que dura la película.


Más información

'Pan y rosas'


[ Con esta película se hace cine independiente y combativo que despierta las conciencias, aunque sólo sea durante el rato que dura la película. ]