Por Mati Martínez

Mati Martínez es periodista licenciada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM)


¿Quieres mandarle un e-mail
"State and Main"
Cine dentro del cine
17-05-01

State y Main son los nombres de las dos calles principales de Waterford, un pintoresco pueblo aparentemente idóneo para filmar una película de época. Pero lo que se presenta como un apacible rodaje, terminará convirtiéndose en una difícil tarea.

El choque de culturas que se plantea con la llegada al pueblo de un equipo de Hollywood es la excusa perfecta para que David Mamet haga una crítica feroz al mundo del cine, al que muestra desprovisto de cualquier valor que no sea la codicia y la vanidad. Como quien no quiere la cosa va hilando un discurso corrosivo, pero con mucha gracia y sin pretensiones moralizadoras.

Mamet no deja títere con cabeza. Retrata a un director y productor dispuestos a hacer cualquier cosa con tal de que la película salga a delante, a una actriz caprichosa y débil mental que se niega a hacer un desnudo, y a un actor que tampoco es muy listo y que siente una peligrosa debilidad por las menores de edad.

El único que sale mejor parado es el guionista, obligado continuamente a introducir cambios en el guión y al que Mamet mira con la benevolencia de quien ha pasado por trances similares.Tampoco se salvan las gentes del pueblo que se dejan deslumbrar fácilmente por el glamour de Hollywood. Entre ellas, un político ambicioso dispuesto a sacar tajada del rodaje y un alcalde indiferente, manipulado por su mujer deseosa de incluir en su círculo de amistades a un actor famoso. Excelente personaje este último, interpretado por la actriz y cantante Patti LuPone, que debería prodigarse mucho más en el cine.

Es una película divertida con detalles que parecen disparatados pero que no se alejan tanto de la realidad, como el empeño del productor en poner publicidad de una marca de computadoras en una película ambientada en el siglo XIX.

El autor

David Mamet (Chicago, 1947) es autor teatral, guionista y director de cine. Su prestigio en Estados Unidos le viene dado por su faceta de dramaturgo, con la que consiguió el Premio Pulitzer en 1984 por su obra Glengarry Glen Ross, que en 1992 sería llevada al cine por James Foley con un guión escrito por el propio Mamet.

Internacionalmente es conocido por ser el guionista de películas como 'El cartero siempre llama dos veces' (1981) de Bob Rafelson o 'Los intocables de Elliot Ness' (1987) de Brian de Palma. Sin embargo sus propias películas suelen pasar desapercibidas, al menos en España, donde no se les da mucha publicidad y suelen estar poco tiempo en cartelera.

El mejor gancho para que vayan a verlas son los actores. La mayoría de ellos habituales, que también participan en sus obras teatrales, pero entre los que se encuentra siempre alguna conocida estrella de Hollywood dispuesta a trabajar con Mamet por unos honorarios más bajos de los que normalmente cobra (algo parecido a lo que ocurre con Woody Allen).


Más información

Página oficial de la película


[ Es una película divertida con detalles que parecen disparatados pero que no se alejan tanto de la realidad. ]