Por Mati Martínez

Mati Martínez es periodista licenciada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM)


¿Quieres mandarle un e-mail
"Tomb Raider",
Lara Croft en carne y hueso
10-07-01

Lara Croft era ya una superestrella antes de llegar a las pantallas. Es la primera protagonista femenina de una serie de videojuegos que ha vendido más de 21 millones de unidades. Los productores de la película probablemente vieron este dato como revelador y se imaginaron que ya tenían asegurados 21 millones de espectadores, más algún otro incauto. No se equivocaron, el filme ha sido uno de los primeros éxitos veraniegos (en España ha recaudado 333 millones en el primer fin de semana de exhibición ).

Para quienes todavía no lo sepan Lara Croft es una arqueóloga, aventurera en sus ratos libres, que vive en una mansión inglesa heredada de su aristócrata padre también arqueólogo y muerto en extrañas circunstancias en una de sus expediciones.

En esta primera película, porque seguro que vendrán más, Lara recibe una carta de su padre (el hombre había muerto años antes pero lo tenía todo previsto) con el encargo de encontrar una llave milenaria que tiene la propiedad de detener el tiempo y hacer volver a los ancestros a la vida. La llave es un triángulo partido en dos, una mitad está en Camboya y la otra en Siberia, y el objetivo de Lara es destruirla antes de que caiga en manos de los malos, que inexplicablemente tienen mucho interés en detener el tiempo y devolver a los ancestros a la vida. Para colmo, ¡sólo tiene 48 horas! (qué cabrón el padre, que podía haberla avisado mucho antes).

Una película de acción

Así de increíble es la trama de esta película de acción que es una mezcla surrealista entre Indiana Jones y James Bond, con unos efectos especiales espectaculares y con el ritmo frenético de un videojuego. Es un auténtico tostón, aunque tiene un par de momentos que consiguen despertar al espectador, como el prodigio digital de las estatuas de piedra que cobran vida e interactúan perfectamente con los actores de carne y hueso.

Igual de increíble que la historia son los personajes, que aparecen como meros accesorios de la protagonista, como el criado-eunuco y el ciber-inventor que viven con ella y que no tienen vida propia. Los guionistas sólo han intentado perfilar mejor el personaje de la arqueóloga, pero su esfuerzo se ha limitado a introducir momentos de Lara cuando era pequeña con su padre, que no aportan nada y no consiguen hacer más humana a la heroína del videojuego. Ésto hace que el trabajo de Angelina Jolie, excelente actriz por otro lado, se limite a la exhibición física para solaz del público masculino.

Un dato fundamental es la duración -apenas hora y media- lo que se agradece, sobre todo para que se te pase cuanto antes la taquicardia que provoca la ruidosa e insoportable banda sonora.

En definitiva, es una película sólo recomendable para los que ya fuesen amantes de Lara Croft en la versión videojuego y para áquellos que prefieren el cine de efectos especiales en detrimento de las buenas historias. Para los despistados que no fueron previamente avisados, les recomiendo una terapia de choque que consiste en ir inmediatamente a ver otra película que prometa más ( yo ví "El Círculo"). Es la única forma de quitarse el mal sabor de boca.


Más información

Página oficial de la película


[ Es una película sólo recomendable para los que ya fuesen amantes de Lara Croft en la versión videojuego y para áquellos que prefieren el cine de efectos especiales en detrimento de las buenas historias. ]