Impreso de http://www.bitniks.es
2001 Editorial Cibertextos
email: bitniks@sarenet.es

La habitación del hijo
Un film con personajes sólidos e inteligentes

Muchos recordarán a Nanni Moretti parado ante la puerta de unavecina de Roma a la que intentaba convencer de que le enseñase sucasa con la excusa de que localizaba los escenarios de una películade época protagonizada por un pastelero troskista. Era en Carodiario, filme con el que se dió a conocer internacionalmenteen el año 1994.

Fue entonces cuando comenzamos a interesarnos por este italiano reflexivo,cuyas películas están cargadas de sus ideas políticas. Pero no en el sentido de cine comprometido,sino más bien un cine de autoafirmación, cuyo éxitoradica en la ironía exagerada con que critica todo lo que le rodea,llegando a veces a crear personajes esperpénticos.

La habitación del hijo ha supuesto un cambio radical en su carrera.Moretti ha dejado de mirarse el ombligo. Aunque nuevamente él esel protagonista, ya no se interpreta a sí mismo como veníahaciendo hasta ahora. El tema político centrado en la sociedad italianadeja paso a un tema familiar mucho más universal. El director haquerido preguntarse cómo se afronta la muerte de un hijo, cómoafecta a una familia y hasta qué punto el dolor no une sino que separa.

Sentirse culpable

Es un tema que podría haber dado lugar al típico dramóntelevisivo, que siempre está basado en hechos reales. Pero Morettiha sabido resolverlo con maestría. En vez de recurrir a la lágrimafácil con falsas emociones, provoca en el espectador de la formamás natural una sensación de tristeza, de la que es difícildesembarazarse al salir del cine.

Así, con toda la naturalidad del mundo, es como se va tejiendoesta historia que se apoya en unos personajes muy sólidos e independientes.Cada uno de ellos acarrea el sufrimiento que le provoca esta muerte: unpadre que no deja de sentirse culpable y se refugia en el trabajo, una madreque no puede soportar el dolor y se aferra a los recuerdos, y una hija queno sólo ha perdido al hermano al que adoraba sino que ve tambiéncómo está perdiendo a sus padres, incapaces de afrontar larealidad.

Humor

El contrapunto de la tragedia está en el humor que aportan lospacientes que desfilan por la consulta el padre, de profesión psicoanalista.Pacientes en los que el padre se refugia intentando curarles, cuando nisiquiera es capaz de ayudarse a sí mismo.

La Palma de Oro obtenida por esta película en el pasado festivalde Cannes, arrebatándosela a realizadores tan importantes como DavidLynch, Joel Cohen, Jean Luc Godard o Manoel de Oliveira, supone la consagracióndefinitiva para Nanni Moretti, quien probablemente se enfrentaráa su próximo trabajo con la presión de tener muchos ojos expectantespuestos en él.

Más información:

Página web del film[en francés]