Impreso de http://www.bitniks.es
2001 Editorial Cibertextos
email: bitniks@sarenet.es

Vidas privadas
Un film fallido de Fito Paez que narra el regreso a su país de una mujer argentina

Fito Paez dijo en una entrevista que los músicos son actores. Bien, pues quizá debería haberse dedicado a actuar en vezde a dirigir, porque con su primer largometraje se ha lucido. Y no sólolo ha dirigido, sino que también ha escrito el guión y, cómono, le ha puesto la música. Es apabullante la confianza que estechico tiene en sí mismo. Tanto el tema de la película como los actores que le dan vida son muy interesantes. Pero unos ingredientesque a priori parecen de calidad, cocinados por la mano de Fito Páez,dan como resultado un plato difícil de digerir.

La historia narra el regreso de una mujer argentina a su país de origen después de veinte años en España, a dondehuyó tras una experiencia traumática vivida durante la dictaduramilitar. En Buenos Aires le espera un padre moribundo y una familia, queestá deseosa de verla y a la que ella parece despreciar por recordarleexcesivamente su pasado. Durante los pocos días que allípasa, su vida dará un giro inesperado con la aparición enescena del joven Gustavo.

La película arranca bien, pero después no hace másque ir de mal en peor. Uno no consigue meterse en la historia en ningúnmomento y desde luego no ayudan unos personajes completamente planos. Elmás complicado, que pretende ser el de la protagonista, en lugarde ir evolucionando con la historia da giros abruptos imposibles de creer.Además, se supone que el director pretende mantenernos con la intrigay se ayuda para ello de unos efectos musicales, tipo peli de miedo, queno vienen a cuento y que son bastante irritantes. Intriga que en ningúnmomento siente el espectador, porque desde la mitad del film todo es bastanteprevisible.

Cecilia Roth

Más increíble todavía es la interpretaciónde Cecilia Roth, sobreactuada hasta límites insoportables. Probablementela culpa no sea suya (ella ya ha demostrado en numerosas ocasiones quees una excelente actriz) sino del exceso de confianza puesta en su marido,que no sabe cómo dirigirla. Otro gran actor desaprovechado es HéctorAlterio, que interpreta al padre moribundo. No sabemos nada de él,ni siquiera porqué le odia su hija, y sólo se limita a serla causa de la vuelta de ésta a Argentina. Una pena.

Sólo se salva Gael García Bernal, y no porque su personajeesté mejor escrito, sino porque seguramente no habrá hechoni caso a las indicaciones del director, consiguiendo la única interpretaciónnatural y espontánea. De hecho, si la película tiene algúnéxito será probablemente por la legión de admiradorasde este guapito mexicano, que irán al cine para que las derrita con su mirada profunda y su sonrisa dulce. Sin duda ha sido el descubrimiento cinematográfico de año.

Más información:

Página web del film