Impreso de http://www.bitniks.es
2001 Editorial Cibertextos
email: bitniks@sarenet.es

Sin noticas de Dios
Una buena lección de cómo ser gamberro sin perder el estilo

Tras seis años de ausencia de las pantallas, Agustín DíazYanes regresa con Sin noticias de Dios , una película originaly sorprendente que gustará a unos y descolocará a otros. Lo mejor: su espíritu libre y desenfadado cercanoa la música de los Rolling Stones y al Scorsesse de Uno de losnuestros. No se engañen. Este film es mucho más gamberrode lo que parece.

La película cuenta lo siguiente: el álma de un boxeador[Demian Bichir] está en juego. El Cielo y el Infierno se la disputan.Victoria Abril, el ángel leal, debe conseguirla para el Cielo. PenélopeCruz, el ángel rebelde, para el Infierno. Un argumento pensado,según explica la sinopsis de la película, para "mostrarla dificultad de deslindar el bien del mal, hoy en día".

Hay que agradecer a Díaz Yanes que en estos tiempos en los quetodo el mundo se toma a si mismo muy en serio (o por el contrario, se vendepor un plato de lentejas) se haya atrevido con un film como éste.Es muy fácil ser gamberro cuando se rueda una película entreamiguetes y se da al público esa mezcla de sexo, paridas yfamosos tan en boga hoy en día. Sin embargo, arriesgarse a haceruna comedia diferente (sin referentes claros en la historia del cine) enla que se habla del bien y el mal, la virtud y el pecado o la necesidadde ser solidiario con los marginados es harina de otro costal.

Kung Fu Fighting

Díaz Yanes sale victorioso del empeño. Lo consigueen gran medida gracias al ángel rebelde. Penélope Cruz bordasu papel de chica macarra (en realidad un gangster condenado a viviren el cuerpo de una mujer). La escena en la que se pone guapa a ritmo de Kung Fu Fighting (canción deCarl Douglas interpretada por Carlos Jean y Malabar) no tiene nada que envidiara la de John Travolta en Saturday Night Fever.

Hay que felicitar además a Victoria Abril por dar espacio a Penélope.No intenta robar plano y esa actitud demuestra inteligencia interpretativa.Las dos resuelven con acierto uno de los duelos que más morbo hadespertado en los últimos años. Otro personaje interesantees el Diablo [Gael García Bernal] claramente inspirado en Mick Jagger.No me extrañaría que Díaz Yanez hubiese pensado enel autor de Sympathy for the Devil para el papel pero que hubiesedescartado la idea por razones obvias.

Gael García Bernal se defiende bien. Su conversación enlatín con la glamurosa Fanny Ardant [perfecta en su papel de directoraGeneral del Cielo] es uno de esos momentos que hacen diferente a esta película.En detalles como éste se ve el verdadero valor de Sin noticiasde Dios . Un film que es capaz de incluir una escena como éstao es un bodrio o algo muy especial. Hace falta verdadero valor para hacerlo.Nada que ver con esas comedias de amiguetes de las que hablabamosantes. Aquí hay una verdadera alternativa. Una nueva vía para atraera la generación de Gran Hermano por el camino del buen gusto.Una muestra de como se puede ser gamberro sin perder el estilo. Encantadode conocerle Mr. Díaz Yanes.

Más información:

Sitio de internet del Sin noticias de Dios