Por Roberto Aguirrezabala

Roberto Aguirrezabala es Director creativo ejecutivo de
Adclick y ha realizado diversos proyectos de net.art

¿Quieres mandarle un e-mail?

E-judo
Visitas guiadas en Internet
02-10-00

Abro el navegador. Confío en que hoy no se cuelgue la conexión y la velocidad sea buena. Tras respirar hondo, tecleo: www.e-judo.net y hago memoria. Entro en algunos de mis webs favoritos. No son todos. Sólo algunos que me vienen a la cabeza mientras trato de recordar algo, al mismo tiempo que descubro cambios desde la última vez que estuve.

e-flux: arte contemporáneo y cultura de Internet, una muy buena referencia de lo que está ocurriendo. Fiftyfifty: catalizadores de las nuevas prácticas artísticas en Internet. Se están haciendo imprescindibles (en próximos artículos hablaré más extensamente de ellos). Yugop: inquietante diseño. Absolutvodka: veo que hay grandes cambios, quizá no había vuelto desde hace mucho tiempo. Ahora tienen un nuevo interface, Absolut DJ. Commm: mi comunidad virtual favorita durante años y mis primer@s amig@s de chat. Ahora hay muchas comunidades más, aunque esta sigue conservando muchos elementos que me interesan. w3art: espacio para la comunidad artística en la red.

¿...?

Alguien está siguiendo mi navegación. Alguien viene tras de mí. Me siento espiado. Desde luego sé que no voy solo. Desconocidos pueden estar viendo mis movimientos, todos mis clicks, todas las páginas donde estoy. Llevo una navegación un tanto caótica, sin criterio… aunque quizá sí tenga criterio, algo subjetivo desde luego. Cool sites.

e-judo

Es la nueva propuesta del colectivo e-judo. Un espacio on-line para la reflexión sobre la transformación que ha provocado Internet en las actitudes contemporáneas. Un intento, muy acertado, de reivindicar el carácter colectivo de la navegación, democratizando los contenidos y compartiendo conocimientos en un entorno propicio al intercambio de información. Un novedoso planteamiento que se mueve entre la intervención artística en la red y la vocación de convertirse en un servicio a la comunidad.

En e-judo puedes adoptar el papel de maestro de ceremonias y planificar una visita guiada para almacenarla en el sistema. Sólo tendrás que navegar por las páginas que quieras y reunirlas bajo un mismo carácter temático. Por detrás, el receptor espía tus movimientos y, sin prácticamente ninguna actividad, puede comprobar como en su navegador se van cargando las páginas que estás viendo en ese mismo momento. Como emisor también puedes contactar con el receptor a través de mensajes.


perversidad

Podría definirse como la sofisticación de una lista de bookmarks. En su apariencia externa muestra lo positivo y lo negativo de la selección subjetiva de una lista de links o los favoritos del navegador: cualquier usuario puede guiar a los demás aportando imprevisibles puntos de vista, pueden detectarse vicios y tendencias inconscientes en la selección, caos y desorden… o quizá todo lo contrario, una perfecta estructura racional y ordenada.

Y ya en su interior se esconde lo verdaderamente perverso: se juega con la interactividad y libertad de movimientos de un usuario emisor (sujeto de la acción) para transformar posteriormente todo su juego en secuencialidad y linealidad. El usuario receptor está detrás, anónimo (él no tiene que identificarse) y ajeno al resto de participantes. El espía es por vocación pasivo y esa inactividad es condición de su estrategia.

e-judo es un juego por descubrir…




[ En su interior se esconde lo verdaderamente perverso: se juega con la interactividad y libertad de movimientos de un usuario emisor ]