Impreso de http://www.bitniks.es
2002 Editorial Cibertextos
email: bitniks@sarenet.es

Alejandro Paul
Savia nueva en el mundo de la tipografía

Buenos Aires [15-05-02]
Año 2002, Argentina. Un país sumido en una de las peores crisis económicas de las que se haya tenido noticia. Una nación periférica donde la práctica del diseño no es una tarea en absoluto sencilla.

Alejandro tiene 29 años y vive en Buenos Aires. Él es un exponente de la nueva generación que puja por renovar la gráfica que lo rodea, un escenario un tanto inmóvil debido la falta de alternativas a las desabridas soluciones de los principales bureaus del mainstream local.

Egresado de la Carrera de Diseño de la Universidad de Buenos Aires, ha ejercido la docencia en la misma institución desde 1996. Como Director de Arte, se desempeñó en dos importantes estudios: Brand Group y Hexa. Allí tuvo a su cargo las cuentas de algunas de las más destacadas empresas.

T26

Cuatro años atrás comenzó a diseñar tipografía y desde entonces ha producido interesantes trabajos, varios de los cuales han sido comprados por la fundidora digital T26, una casa siempre atenta a tendencias innovadoras.

Stardust, uno de los diseños vendidos a T26, es una fuente experimental que cuenta con 3 variables, en las cuales se aprecia su esfuerzo por indagar en los límites de lo convenido, pero con una labor meticulosa que no desdeña la elegancia, ni la rigurosidad inherente al trabajo del tipógrafo.

Actualmente y junto a Michael Lynch está desarrollando la fuente Tennis que también formará parte del catálogo de T26. Alejandro Paul ha trabajado en equipo con Apostrophic Lab. Algunos de los numerosos diseños resultantes de esta experiencia son: Usenet, Electora, Fontcop y Mosaico. Los mismos denotan múltiples influencias y resulta evidente en su autor una actitud permeable a la moda, pero a la vez, una muy personal manera de imponer su identidad, su mirada.

Letras Latinas

En la exposición Letras Latinas, organizada en noviembre del 2001 por la revista Tipográfica, se expuso la casi totalidad de su obra. Finalizado el evento, en una fonda cercana, tuve oportunidad de mantener con él una animada charla bajo la fiera mirada de las glorias del boxeo que pueblan las paredes del lugar.

Quedé sorprendido. Alejandro se expresa con pasión: no dejó ni un minuto de hablarme de fundidoras y tipógrafos, ni de mencionar sus preferencias o sus enconos frente a tal o cual trabajo. Declaró, recuerdo, su admiración por los trabajos de Erik Van Blokland [Letterror], de Peter Bruhn [Fountain] y de los tipógrafos de Lineto: Muller, Stephan & Windlin y Cornel. Estaba ante un fervoroso entusiasta de la tipografía. En una disciplina que con frecuencia se debate entre la ortodoxia de los patriarcas y la impetuosidad [a menudo estéril] de los entusiastas de lo cool, diseñadores como Alejandro Paul significan una ráfaga de saludable aire fresco.

Sitios donde conseguir las fuentes de A. Paul:

T26

Apostrophiclab