.

 ......


Por Alfons
Cornella
A. Cornella.es
profesor de ESADE
y responsable de "Extra-net!"

¿Quieres mandarle un e-mail?

La Revolución Internet
Coartadas para evitar divorcios, y economatos en la Intranet...
(28-3-00)

Prácticamente no hay día en el que no me pregunten sobre si esto de Internet va en serio, si hay negocio, si sólo es una "burbuja financiera", etc. La incertidumbre y también las expectativas son muy altas, y el riesgo para el que opina cada vez mayor...

.........................

Hace dos años, conseguir dinero para un proyecto Internet era bastante complicado... convencer al posible inversor era una tarea titánica, y tenías que esmerarte en explicar una buena historia. Hoy, todo consiste en decirlo a los amigos, quienes, deseosos de no "perderse" la revolución Internet, quieren invertir en cualquier cosa que acabe en .com. Muchos amigos me han pedido invertir en mi proyecto Infonomia.com, que saldrá muy pronto... Más aún, cuantos lectores de Extra!-net estarían dispuestos a invertir algún dinero en esta iniciativa...?

En un reciente artículo en el Business Week, en el que se trataba sobre los valores Internet en las bolsas europeas, se comentaba que el hecho de que Terra tenga un valor de mercado superior al de Amazon puede explicarse por el "hambre" de valores .com de los europeos, que no saben donde invertir. Otro ejemplo es el de Tiscali, un proveedor de acceso a Internet en Italia, cuyo valor de mercado es superior al de Fiat...

Incluso que te paguen con acciones .com empieza a estar bien visto. En el Silicon Valley se pagan alquileres con acciones, y no está lejos el día en que se pague al peluquero con papeles... En España, ya hay quien regala acciones .com a sus clientes, como está haciendo Bankinter.

Sin levantar sospechas

Pero lo realmente fascinante es que Internet nos trae servicios muy curiosos. Así, por ejemplo, en AceAlibi , uno puede contratar un generador de coartadas ("alibi" en inglés). La idea es simple: tienes una aventura con alguien que no es tu pareja oficial... pero no puedes llamarla sin levantar sospechas. AceAlibi llama por ti para confirmar una cita. Necesitas que alguien te llame un jueves por la noche para recordarte que justamente este sábado tienes una conferencia en tal ciudad, y deseas que tu pareja escuche la conversación, lo que te permite un fin de semana loco con alguien...

Con todas las reservas éticas que el caso merece, no deja de ser un servicio curioso, que seguro que encuentra muchos usuarios (está abierto a franquicias). Eufemísticamente, el servicio dice que viene justamente a evitar que una simple aventura rompa un matrimonio...

Fuera de estos nuevos (aunque quizás no tanto) servicios, hay cada día más y más aplicaciones "lógicas" de la Red. En algunos casos, tan evidentes que parece extraño que no se les haya ocurrido a nadie antes. Así, por ejemplo, al parecer empiezan a funcionar muy bien en Korea los economatos de empresa, o sea, espacios creados por empresas para proveer de productos/servicios a sus empleados en condiciones ventajosas. Imaginemos una gran empresa, con decenas, centenares o miles de empleados; ¿no podríamos utilizar el poder de negociación de la empresa para conseguir mejores precios de decenas de tiendas, accesibles directamente en la Intranet de la empresa?

Consumidores y rutinas

O sea, se trata de utilizar la empresa como ente agregador de consumidores. La idea me parece sencillamente genial... y con unas posibilidades tremendas... En Korea, Samsung ya lo está haciendo... ¿quién se apunta aquí a probarlo?

La verdad, lo anterior va en la línea de conseguir "estar en el camino" por donde pasan los consumidores, en sus rutinas... y que mejor rutina que justamente estar en su trabajo... Porque se está demostrando que conseguir que la gente venga a tu web es cada día más caro...

Un ejemplo. Michael Tchong recuerda en su revista Iconocast, lo que han costado las visitas al web estimuladas por los anuncios aparecidos durante las pausas comerciales de la última SuperBowl americana (el máximo acontecimiento deportivo, y el espacio donde los anuncios son más caros). Un anuncio de 30 segundos costaba en 1998, 1.7 millones de dólares, y en 1999 ha costado 2.2 millones de dólares. De este coste se deduce, según Tchong, que el coste de una visita al web estimulada por el anuncio en la TV ha sido de 38 dólares, cuando fue de 3 dólares en 1998. O sea, atraer vía publicidad se está poniendo más y más difícil.

Por ello, lo que va a funcionar cada vez más es la integración de una estrategia offline con tu estrategia online. O sea, que el éxito puede que resida en la estrategia clicks & bricks... tienes algo en el munco real que se sincroniza inteligentemente con tu presencia en la Red...

Pero eso sera en otro ocasión.......

.......................

Más información

BusinessWeek

. No hay que perderse la revolución Internet

 

 

"hay cada día

más y más

aplicaciones

"lógicas" de

la Red"

 

 

 

. Internet y los nuevos valores generados

 

 

 

............

 Suscríbete

¡Es gratis!

............