Por Alfons Cornella

A.C. es profesor de ESADE y responsable de Infonomía

¿Quieres mandarle un e-mail ?

Optimismo digital:
es la hora de la calidad
05-02-01

En un año, el 2000, hemos pasado de la fascinación especulativa por las punto.com al desprecio inmisericorde de las mismas. Los medios encuentran titulares atractivos a partir de la defunción de empresas "de la nueva economía". De nuevo, como ocurrió cuando apareció Internet, no se han
enterado de nada: que caigan algunas empresas, aunque sean miles, no significa que "todo" era un bluf.


Simplemente indica que no hemos aprendido suficiente, y que una cosa es la "nueva economía" y otra muy distinta "hacer dinero fácil" gracias a las expectativas de inversores poco hábiles. Por alguna razón, los medios han dedicado más tinta a los más "sonoro" que acabado siendo lo más "ruidoso". Internet no es la Bolsa: Internet es creatividad, negocio inteligente, y básicamente, Internet son personas.

Utilización inteligente

La nueva economía no son las empresas punto.com. La nueva economía se basa en el aumento de la productividad (output conseguido con un mismo input) conseguido gracias a la utilización inteligente de las tecnologías, en especial cuando éstas nos sirven para "aumentar nuestras capacidades intelectuales" más allá de la mera automatización de rutinas. Ni todas las empresas punto.com han sabido utilizar las tecnologías de manera inteligente, ni todas las empresas que lo han hecho son empresas punto.com.

Estos últimos cinco años han sido extraordinarios. Hemos presenciado una creatividad empresarial sin precedentes: nuevas ideas, nuevos modelos, nuevos sistemas de motivación, nuevos capitales (capital intelectual, capital "social", etc).

Internet se ha incorporado a la rutina diaria de millones de personas. Por ejemplo, son millones en todo el mundo (y España es bastante líder en este tema) los que realizan sus operativas diarias con sus bancos a través de Internet (yo ya soy adicto...). Son miles los que realizan por la Red las compras en el supermercado o que adquieren billetes de avión. Son muchos los que realizan sus trámites con las administraciones públicas a distancia. Son millones los que completan sus aficiones acudiendo a lugares especializados en la Red, para hacer compras de primera o de segunda mano.

Comisiones

Hay empresas, como eBay, con un esquema de ingresos que ya querrían muchas empresas de la "vieja" economía. En el ejercicio del 2000 ha tenido unos beneficios de unos 60 millones de dólares de unos 420 de ventas, consistentes en las comisiones conseguidas de los más de 5300 millones de dólares en transacciones realizadas en los más de 250 millones de subastas llevadas a cabo en su plataforma.

Pero también es cierto que muchas de las ideas que han aparecido, brillantes en su mayoría (y a las que hemos dedicado mucho espacio en Extra!-Net), no han aparecido en el momento oportuno. Muchas han aparecido como resultado de las "posibilidades" de la tecnología, no como consecuencia de la demanda "real" de los consumidores. Y ello porque los mercados necesitan tiempo para "absorber" las innovaciones. La tecnología innova a más velocidad de lo que la gente puede metabolizarla...

También es cierto que sabemos muy poco de "como vender" online. NO es tan fácil. No todo consiste en poner una oferta en la pantalla... el comportamiento "digital" del consumidor es más sofisticado... y no hemos aprendido suficiente todavía... Puede, incluso, que el comercio minorista digital "nunca" funcione... Lo veremos si nos ponemos en una actitud humilde de aprender/desaprender...


Siguente página >>



[ Internet no es la Bolsa: Internet es creatividad, negocio inteligente, y básicamente, Internet son personas.]