Por Alfons Cornella

A.C. es profesor de ESADE y responsable de Infonomía

¿Quieres mandarle un e-mail ?

Producción y productos
¿Por qué existen las empresas?
14-02-01

Las preguntas más fundamentales acostumbran a parecer las más tontas. Así, por ejemplo, quizás una de las preguntas más importantes en los negocios es: ¿por qué existen las empresas? O, más exactamente, ¿por qué precisamos de organizaciones complejas y "ordenadas" (jerarquizadas) para producir algo, si disponemos de un mercado en el que quién tiene algo y quién lo busca pueden ponerse de acuerdo?

La pregunta no es trivial. Un producto cualquiera es el resultado de la "integración" de una serie de "componentes", algunos tangibles (lo físico del producto) y otros intangibles (las capas de servicio que lo hacen atractivo y útil a un cliente potencial). El producto es el resultado de la "mezcla" de diseño, operaciones y relaciones con los clientes (dicho de otra manera, el producto "contiene" diseño, operaciones e interfaz de cliente).

Piezas sueltas

Esta mezcla es cada vez más sofisticada: el producto aparentemente más simple es una constelación de servicios, de propuestas al cliente, que debe competir con otros muchos productos. Un producto es progresivamente una propuesta compleja de valor en busca de la atención de un cliente. Y mezclar y atraer es cada vez más difícil.

En teoría, un producto podría resultar de la mera "suma" de los componentes que lo forman (los tangibles y los intangibles). Si fuera as', bastaría con que los distintos agentes implicados (los que hacen cada componente por separado) acudieran a un "mercado" en busca de los mejores partners. Si el producto fuera la "suma" de componentes, esto bastaría: los distintos componentes se encontrarían mutuamente, se juntarían, y resultaría el producto final.

Pero, como podemos imaginar, las cosas no son as'. Un producto no es la mera"suma" de componentes. Los distintos componentes tienen que "combinarse" de formas complejas. Un producto no es, por lo general, un puzzle de piezas sueltas: precisa montones de "pegamento" conceptual y físico. Un producto es la "multiplicación" de componentes, no la mera "suma".

Dentro de casa

Analicemos por un momento que ocurre en el proceso de fabricación de un automóvil. En la época de Ford, las empresas tendían a fabricar todos las piezas necesarias en su propia fábrica. La razón: les salía más barato hacerlo así que acudir al mercado de componentes. Localizar a un proveedor de calidad, negociar con él, y más complicado aún, controlar la calidad de su producción resultaba más caro que hacerlo todo "dentro de casa" (los "costes de transacción" eran muy altos).

En otras palabras, acudir al mercado era caro. Y aquí se produjeron cosas que hoy nos parecerían aberrantes, como que Ford tenía plantaciones para la producción de goma para sus neumáticos, o Hearst las tenía para la producción de papel.


Siguente página >>



[ Un producto no es la mera "suma" de componentes. Los distintos componentes tienen que "combinarse" de formas complejas.]