Por Alfons Cornella

A.C. es profesor de ESADE y responsable de Infonomía

¿Quieres mandarle un e-mail ?
Página II

En la época de Ford, sumar productos hechos fuera era más caro que hacerlos directamente dentro. Hoy ya no es así: resulta en mucha ocasiones más barato encontrar a alguien que haga los componentes fuera. Pero, y aquí es donde está ahora el problema, la integración de los componentes es más compleja, hay más "inteligencia" en el proceso, y los componentes intangibles (diseño, marketing, servicios a los clientes) son más y más importantes para el éxito final del producto. E incorporar esos elementos intangibles en el producto final es más caro si la integración se hace fuera de la empresa.

Producto o servicio

Resumiendo: antes era más caro comprar las partes tangibles del producto fuera de la empresa que hacerlas dentro. Hoy, gracias a los mecanismos de comunicación existentes (entre ellos Internet), puede resultar más barato el comprarlas fuera que fabricarlas dentro. Pero, hoy las partes intangibles del producto tienen una importancia mayor en el conjunto final del producto, y adquirir esas partes intangibles en el mercado (fuera de la empresa), y conseguir que el mercado haga una integración automática de las mismas con las tangibles, es más caro que hacerlo dentro de la empresa.

Frente al mecanismo de mercado, la empresa surge pues como un mecanismo máseficiente de integración de los componentes. Antes, para la integración de las partes tangibles. Hoy, para la integración de las partes intangibles.

Quizás llegue un momento en el futuro en el que existan estandarizaciones, tanto de las partes tangibles como de las intangibles de un producto, tan "inteligentes" que hagan posible una integración automática de las mismas. En ese momento, bastará con ir al "mercado de componentes", adquirir las piezas del puzzle, pegarlas con una cola empresarial mágica, y empezar a disfrutar del producto que resulta. O sea, llegará un momento en que se podrá acudir a un mercado de componentes para fabricar "instantáneamente"
cualquier producto o servicio.

Propuesta atractiva

Mientras no llega ese momento mágico, la empresa existe justamente para integrar componentes tangibles e intangibles de una forma inteligente, y económicamente eficiente.

La empresa, pues, existe para generar el conocimiento que hace posible una integración inteligente y eficiente de los componentes existentes en el mercado de tangibles e intangibles. Una empresa es, pues, en mi opinión (por ahora provisional), un "motor de conocimiento" que mezcla, multiplica, los componentes que encuentra en un mercado para elaborar una propuesta atractiva para sus clientes.

De aquí se deriva que, como ya he propuesto en mi libro, "la empresa es información", y la gestión del conocimiento que genera es, quizás, la función más relevante para su futuro.

La empresa existe, probablemente, para que gente inteligente se una para multiplicar sus capacidades.



[ antes era más caro comprar las partes tangibles del producto fuera de la empresa que hacerlas dentro. Hoy, gracias a los mecanismos de comunicación existentes (entre ellos Internet), puede resultar más barato el comprarlas fuera que fabricarlas dentro.]