<
     

 .

 ......

Por Iñaki Arzoz y Andoni Alonso

Son licenciado en Bellas Artes y doctor en Filosofìa, respectivamente, por la Universidad del País Vasco.

¿Quieres enviar un e-mail a Iñaki?

¿Quieres enviar un e-mail a Andoni?

John Tierney: optimismo galopante o
De cómo la crítica del progreso es una jeremiada
 

Esta serie de columnas que hoy comenzamos, visitará cada més El Futuro, esa entrevista ciudad-espejismo, mental o virtual, mil veces planeada y rediseñada a cada momento, en la que a todos nos gustaría vivir.

.........................

Cada mes nos acercaremos a sus calles para conocer a uno de sus ilustres ciudadanos y pedirle que nos expliqué cómo es vivir en Futurópolis. Su particular visión de esta ciudad ha de estimular al lector a que, desembarazándose de oscuros temores e improbables anhelos, imagine por sí mismo el Futuro a su gusto y medida. Como dijo el poeta, todas las ciudades son la misma ciudad, y Futurópolis es al tiempo la ciudad y muchas maravillosas ciudades...

Hoy recalamos en el 'futurible' de John Tierney, periodista del "New York Times", que en la sección "This Way to the Future" del suplemento dominical, publicó una provocativa declaración bajo el expresivo título de "Los optimistas tienen razón, así que, ¿por qué tanta gente piensa que las cosas se están yendo a freír puñetas?". Tierney es el típico 'futurita', un convencido del progreso, al que le duele haber nacido demasiado pronto. Según Tierney, podemos saber científicamente cómo será el futuro, no con todo detalle aunque sí en sus líneas maestras, como lo prueba que todas las fantasías tecnológicas de la ciencia-ficcción se vayan cumpliendo.

Mayor riqueza

Sin duda la riqueza material será mayor para todos, las democracias se extenderán por todo el mundo (Fukuyama cabalga), viviremos más y más saludablemente, solucionaremos el problema del medio ambiente... Quien no se haya dado cuenta de tan feliz progreso es porque ignora que, para predecir, hay que mirar "las estadísticas y cifras a largo plazo", y no los pocos años que se acostumbran a exhibir, bien por pereza, bien por mala fe. Si es posible vislumbrar tan claramente el futuro, ¿a qué tanto temor y temblor? ¿porqué tantos distopistas, catastrofistas, milenaristas, luditas y ciberpunks...?

Tierney, astutamente, ha hallado él solito el quid del problema: porque está en nuestros genes. Somos mamíferos con un corto período de evolución, así que tememos a la oscuridad y a lo desconocido, y en consecuencia, al porvenir. Ésa es la baza de tanto derrotista de siempre, e incluso lo será de los de los venideros...a no ser que haya una cura, pues: "es concebible pensar que las drogas o la ingeniería genética bloqueen nuestras traicioneras hormonas y nos hagan así más afortunados", esto es, una sencilla reconciliación química con el esplendoroso futuro que nos aguarda, que ya ha llegado. Como buen puritano de Nueva Inglaterra, Tierney piensa que la fuente de todas las desgracias es el cuerpo, que una vez más nos engaña y confunde con sus absurdos fantasmas.

Chirrido

Algo chirría en el argumento de este recalcitrante futurita. Seguramente, desde la comodidad de su casa en Manhattan, la ciudad de cristal de Hugh Ferris, soñada por todos los utopistas que en el mundo han sido, y lejos de las interminables "guerras de baja intensidad", sin problemas de abastecimiento, lejos de corporaciones mafiosas y esclavizantes y a resguardo de sequías o inundaciones provocadas por el "Niño"(y sin asomarse por el Bronx, por supuesto) el futuro presenta buena cara. El desenfrenado optimismo del ciudadano Tierney no nos convence, aunque conservaremos su brillante diatriba como oro en paño, en la sección de "Arqueologías del Futuro"; Quien no se atreve a visitar los arrabales de Futurópolis, no puede tener demasiado crédito. No es esto lo que estamos buscando (y tú, ciberlector ¿qué opinas?). Seguiremos informando...

. Los "futuritas" están convencidos del progreso

 

"¿Por qué tanta

gente piensa que

las cosas se

están yendo a

freir puñetas?"

 

. Avanzamos hacia una nueva "polis"

 

............

 Suscríbete

¡Es gratis!

............