Por Iñaki Arzoz y Andoni Alonso

Son licenciados en Bellas Artes y doctor en Filosofìa, respectivamente, por la Universidad del País Vasco.

¿Quieres mandarle un e-mail a Iñaki?

¿Quieres mandarle un e-mail a Andoni?
Página II

'teología circular'

El lulismo se convierte en una corriente de pensamiento muy poderosa, en lo que Frances A. Yates ('Ensayos Reunidos', FCE, 1982) denomina como el "cabalismo cristiano" y que influirá en autores renacentistas y barrocos como Marsilio Ficino, Giordano Bruno, John Dee y Gottfried W. Leibniz. Otros autores como Bacon, Descartes y Newton también leen a Llull, pero a pesar de despreciarlo por su creciente fama espuria de mago fantasioso, reciben su secreta influencia. Culpable de esta fama es en parte el jesuita Athanasius Kircher, quien en su en su 'Aritmologia' (Ed. Breogán, 1984), desarrolla ese "lulismo cabalista" puramente teológico, una inútil "teología circular" como la que denunciaba Chesterton en Llull, que podríamos denominar también como antecedente del tecno-hermetismo actual, y que hizo tanto perjuicio a un lulismo más racional o racionalizado.

En este aspecto, de esa mala interpretación se salva por derecho propio Leibniz, quien en su Ars Combinatoria fue capaz de extraer lo más interesante del pensamiento luliano y adaptarlo a la ciencia moderna. Por su parte, Martin Gardner en 'Máquinas y diagramas lógicos' (Alianza, 1982) sentencia la obra luliana como más fantástica que real y más útil como método creativo, a pesar de que sus ramificaciones se extiendan a autores contemporáneos como el astrónomo Fritz Zwicky, y su método morfológico, quien emplea casi un calco de los círculos lulianos.

Ton Sale intenta mostrar que, a pesar del juicio negativo de Gardner, en Llull se encuentran muchas de las ideas de la informática moderna, como la idea de cálculo, de lenguaje formal, de análisis lógico, etc., siendo as' un precedente importantísimo en el desarrollo de la lógica formal y por ende de la informática, a pesar de su misticismo y sus propuestas exaltadas de conversión universal.

Su influencia


Para terminar mencionaremos que con obras como el 'Libro del Ascenso y Descenso del Entendimiento' (Orbis, 1984) y en figuras como sus 'árboles del conocimiento,' explícita de forma directa los razonamientos conseguidos a través de la máquina y nos trae a la memoria el trabajo de Pierre Lévy y sus ciberculturales 'Arbres des Conaissances' (La Découverte, 1992).


Aunque el 'Ars magna' de Llull pueda parecernos pura arqueología cibercultural y que hoy sea poco o nada practicable, su insospechada influencia ha sido determinante tanto para la cibernética como para las nuevas formas de pensamiento cibercultural. Llull estableció por primera vez una elaborada concepción artificial del pensamiento en occidente que más tarde la ciencia y la tecnología se han encargado de materializar correctamente. Por otro lado, y en este aspecto si que se le puede reivindicar y estudiar más directamente, se le puede considerar un precedente de la hiperfilosofía, el pensamiento generado según procedimientos hipertextuales.

La tecnología informática


Así, cobra sentido la pregunta de André Robinet: "¿Nos encaminamos hacia una filosofía 'ordine informatico demonstrata' ?". Es probable que no se llegue a tanto, pero sí a una hiperfilosofía -compatible a otro nivel con la filosofía convencional- que utilice como Llull la asistencia de procedimiento mecánicos, combinatorios e imagineros, gracias a la tecnología informática (hipertexto e hipermedia), para desarrollar todas las posibilidades formales y conceptuales del pensamiento cibercultural.


Llull, aquel fantástico personaje medieval -para la iglesia, sólo beato Llull, ya que canonizarlo sería aceptar la heterodoxia de su pensamiento- sí puede ser para nosotros el santo patrón de la hiperfilosofía. Interpretando de manera heterodoxa a los heterodoxos de esta primera cibercultura hallaremos lo mejor y lo peor de la nuestra cibercultura contemporánea; tecno-hermetismo fanático de los utopistas del ciberespacio y la IA dispuestos a convertirnos a todos a su nueva religión o pensamientos audaces capaces de explorar nuevas formas de conocimiento- En nuestra mano está elegir uno de los dos caminos.
 


[ Su insospechada influencia ha sido determinante tanto para la cibernética como para las nuevas formas de pensamiento cibercultural. ]