Por Iñaki Arzoz y Andoni Alonso

Son licenciados en Bellas Artes y doctor en Filosofìa, respectivamente, por la Universidad del País Vasco.

¿Quieres mandarle un e-mail a Iñaki?

¿Quieres mandarle un e-mail a Andoni?
Página II

El hipertexto

Rodríguez de las Heras es también co-fundador de la' Asociación de la Historia de la Computación', ámbito que ha sondeado hasta sus precedentes más oscuros como los teatros renacentistas del arte de la memoria de Giulio Camillo aunque sin duda su más valiosa aportación a la cibercultura en general es su teoría sobre el hipertexto, desarrollada a principios de los años noventa, recogida en su libro 'Navegar por la información' (Premio Ensayo Fundesco en 1991). En esta obra, utilizando la metáfora de la información como mar navegable, ofrece un análisis detallado de los diversos aspectos que componen el hipertexto, definiendo tres elementos interrelacionados: interfaz, memoria y espacio/tiempo.

Pensado minuciosamente en todas sus facetas, con una notable claridad expositiva, el lector tiene la impresión de encontrarse ante un auténtico clásico sobre la materia, a pesar de que trate de una tecnología tan novedosa. La comparación entre libro e hipertexto nos aclara qué papel juega cada formato, intentando diferenciar la palabra electrónica de la impresa, a pesar de que todavía seguimos "transponiendo" características de lo impreso a lo digital.

O dicho de otra manera, un buen hipertexto, un verdadero hipertexto, es aquél que 'no' se puede imprimir, por lo que el concepto de libro digital (e-book) debe ser matizado y explorado independientemente. En este sentido, Rodríguez de las Heras ha producido diversos hipertextos, donde fructifica su pionera teoría. De entre todos destacaremos el más reciente, 'Los Nuevos Estilitas' (de próxima aparición en la Red), que se sirve de la metáfora de Moriana, una de las ciudades de 'Las ciudades invisible's de Italo Calvino, para poetizar hipertextualmente, precisamente, nuestro acceso a las nuevas tecnologías. En esta obra vuelve de nuevo la impresión de encontrarnos frente a un clásico, sólo que en esta ocasión, no sólo es un clásico teórico sino práctico y practicable (el mejor manual del hipertexto) y plenamente cibercultural por ello.

Sensibilidad literaria


Sobre el fondo negro de la pantalla aparecen y desaparecen sobriamente, sin ilustración alguna -pura y mística radicalidad textual-, las letras blancas de diferentes segmentos de textos literarios que, siguiendo un 'tempo' muy medido y una inteligente combinatoria, posibilitan el despliegue de una equilibrada concepción interactiva que profundiza hasta el límite en todo el potencial del hipertexto.


Rodríguez de las Heras, en su exploración estructural y funcional del hipertexto -no por sofisticadamente tecnológica ajena a una depurada sensibilidad literaria-, alcanza a descubrir el rango artístico de esta tecnología, que va más allá de la exhibición kitsch de hiperenlaces sin término (que a menudo se confunde con el hipertexto), propio de CDRoms y páginas web, y nos introduce en la poesía visual de las vanguardias.

Universo del conocimiento


Rodríguez de las Heras muestra en 'Los estilitas' cómo gracias al hipertexto ya no tenemos sólo un papiro sino un "espejo mágico" (un "espejo negro" como los que estudia Joaquín Dols), donde los mensajes invocados por las instrucciones del lector y preparadas por el talento tecno-artístico del escritor digital, nos pueden conducir a otro universo del conocimiento, flexible y abierto, propio de una genuina hiperfilosofía y, en definitiva, mucho más semejante a la memoria creativa de nuestra mente.


La actitud de Rodríguez de las Heras entre el vanguardismo y el clasicismo es lo que le convierte en un pionero entusiasta de la tecnología y al tiempo en un crítico consciente de las limitaciones de la globalización ("un ciempiés que tiene que poner esos pies en cada una de las realidades concretas"), en un técnico avezado e innovador sin dejar por ello de ser uno de los primeros poetas del hipertexto. Su actitud es la que permitirá que las nuevas tecnologías de la información avancen por la senda humanista y se conviertan realmente en algo útil, tanto como para generar verdadera belleza.
 


[ Sin duda su más valiosa aportación a la cibercultura en general es su teoría sobre el hipertexto. ]