Por Iñaki Arzoz y Andoni Alonso

Son licenciados en Bellas Artes y doctor en Filosofìa, respectivamente, por la Universidad del País Vasco.

¿Quieres mandarle un e-mail a Iñaki?

¿Quieres mandarle un e-mail a Andoni?
Carl Mitcham
Un filósofo de la tecnología
28-11-00

En la columna anterior comprobamos cómo es posible una fructífera relación entre las tecnologías y las humanidades. Obviamente el caso singular de Rodríguez de las Heras no es único y por ello queremos continuar explorando este feliz encuentro en otro ámbito y en otras latitudes, destacando a un prestigioso investigador de los estudios de Ciencia, Tecnología y Sociedad.

Carl Mitcham (1941), actualmente profesor de la Universidad de Colorado, es un filósofo de la tecnología que lleva más de treinta años estudiando el problema del impacto de la tecnología en la sociedad contemporánea. Como filósofo norteamericano de buena cepa, presenta un rasgo peculiar que lo diferencia de sus colegas europeos; su filosofía se halla estrechamente implicada en su forma de vida, especialmente en lo relativo al uso "ético" de la tecnología y al consiguiente compromiso vital.

Tecnología humanista

Con una indudable actitud de resistencia, ha practicado sus convicciones a favor de una tecnología humanista, construyendo con sus propias manos su casa en Colorado (después de contruir otra en Kentucky), a fin de mostrar cómo aun hoy en día , siguiendo la estela del Walden de Thoreau, es posible mantener el control de la vida de cada cual, al margen de la creciente presión tecnológica y, precisamanente, rescatando una de las labores ancestrales del hombre como es la autoconstrucción vernácula de su refugio.


Mitcham, con su aspecto y maneras de pionero es, paradójicamente, un verdadero ejemplo del espíritu europeo del "construir, habitar, pensar" de Heidegger, y tal como enseña en su hermoso texto "La decadencia del edificio vernáculo" (traducido al euskera en el libro de los autores, Baserri eraitsia/El caserío demolido, Gaiak, 1998) todos podemos crear nuestro refugio vernáculo allí donde habitemos. Éste es, debiera serlo al menos, un rasgo muy característico de la verdadera filosofía de la tecnología, ya que no es creíble un experto en este campo que no posea una actitud vital, social y política respecto al desarrollo tecnológico.


En este sentido, hay que señalar que Mitcham ha participado en numerosos foros sobre ética y tecnología, así como en debates sobre legislación, especialmente sobre el problema de la privacidad en Internet, que el Congreso norteamericano encomendó a la National Science Foundation, perteneciendo a la comisión al cargo.

Dos formas de pensar

Su labor es, como vemos, amplia y variada, y son incontables las publicaciones de este infatigable investigador, en publicaciones especializadas. Como filósofo académico, ha reconstruido de forma minuciosa el nacimiento de la disciplina de la filosofía de la tecnología a finales del siglo XIX, de mano del pionero alemán afincado en Tejas, Ernest Kapp, en Qué es la filosofía de la tecnología (Anthropos, 1989), el mejor manual histórico de la materia publicado en nuestro país.

Transcurrido ya un siglo largo de existencia de esta disciplina, Mitcham ha indicado que durante este tiempo se han establecido dos formas de pensar sobre la tecnología; la de los tecnólogos, ingenieros e inventores frente a la de los humanistas, historiadores y filósofos.


Históricamente este camino de la reflexión sobre la tecnología ha sido recorrido por ambos grupos en algunas ocasiones de forma paralela, y en muchas otras, decididamente, como un enfrentamiento. En ciertas ocasiones los tecnólogos han creido que, al ser ellos los productores de la tecnología, son los que legítimamente pueden opinar al respecto, frente a los humanistas, quienes por su formación afirman poseer una mayor comprensión del ser humano y entienden la tecnología , no como un fin en sí misma, sino como el medio para alcanzar nuestros deseos.


A este respecto son también pertinentes sus consideraciones sobre la actitud religiosa de los occidentales respecto a la tecnología, fundamentales para nuestra ideología tecnocientífica, recogidas en Theology and Technology (Lanham, 1984) que examina las múltiples formas en las que el cristianismo se ha relacionado con la tecnología.


Siguente página >>


[ Mitcham, con su aspecto y maneras de pionero es, paradójicamente, un verdadero ejemplo del espíritu europeo del "construir, habitar, pensar" de Heidegger. ]