Por Alex Lamikiz

A. Lamikiz es editor de Bitniks

¿Quieres mandarle un e-mail

¿Quées la cibercultura?
11-12-00

Sinceramente,no me interesa entrar en disquisiciones intelelectuales sobre "¿quées la cibercultura?". A estas alturas todo el mundo deberíasaberlo y si no que se lo pregunten a los expertos en marketing. "Ciberculturaes el nuevo estilo de vida que se está creando en torno a la informáticae Internet", le responderán rápidamente, sin dudar.
Perono sea ingenuo. Los especialistas en el "arte de vender" cuandohablan del tema no se refieren a hackers y activismo político, artedigital, edición eletrónica independiente o nuevos formasde organización ciudadana. A ellos no les interesan las posibilidadesque ofrecen las nuevas tecnologías para crear un tejido social másrico, descubrir nuevas formas artísticas o favorecer la creaciónde medios de comunicación independientes.
Suobjetivo es captar y fidelizar a la nueva generación de consumidores:"la generación digital", un colectivo que se identificaabiertamente con la tecnología y que ha creado en torno a ella unanueva cultura.

La actitud vital de estegrupo se podría resumir en: "Me gusta la tecnología yestoy orgulloso de ello. ¿Pasa algo?". ¡Y qué mejorestrategia para ganarse a este colectivo que vampirizar los códigosde la cibercultura! Es triste decirlo pero los bancos, las empresas informáticas,los operadores de telecomunicaciones ["los señores del aire",en definición de Javier Echeverría] se han apropiado de laestética de la cultura digital [la arroba, la jerga internauta, losprefijos "e", "ciber", el adjetivo "digital"...etc.].Ahora son ellos los que dictan lo qué es o no es cibercultura.
eMarketing
Susdepartamentos de marketing se han dado cuenta que el prefijo "ciber"tiene el mágico poder de convertir cualquier mercancia obsoleta enun producto "chic": ciberjeans, ciberhelados, ciberbancos, ciberseguros,ciberlibros, cibermamas, cibersexo...¡cibertodo! Los bancos ahorason "ebancos" ["ebankinter, "e-uno"], los teléfonosWAP provocan "e-mociones" y los detergentes [perdón, ciberdergentes]consiguen un blanco digital. La palabra cibercultura ya no se asocia a losensayos de Timothy Leary, las novelas de William Gibson o las propuestasantimarketing de Adbusters.

Se identificacon los nuevos placeres tecnológicos: consultar la cartelera de cinedesde el teléfono móvil, trabajar en un paisaje paradisíacocon un ordenador portátil o invertir en Bolsa sin pagar comisionesgracias a Internet. Al gran público le ha llegado una versión"light" de la cultura digital. Una visión ligada a productosde consumo de última generación.

Loque se estila ahora es la mentalidad "ganar.com". Hay que hacerserico lo antes posible para disfrutar de los últimos gadgets tecnológicos.El ejemplo a seguir son los cibermillonarios: Bill Gates, Larry Ellison,Jerry Yang y David Filo o, en su versión latina, Wenceslao Casares,Juan Santaella o Paola Castro.


Se olvida que la cibercultura tiene una ideología o por decirlo enun lenguaje más juvenil una "actitud", que se podríaresumir en la siguiente cita de Timothy Leary: "un cyberpunk es alguienque sabe usar la tecnología para crear su propio material audiovisualy editar su propia MTV en su Macintosh. Individuos que usan su inteligenciano para hacer dinero para una gran compañía, sino para enriquecersu vida y sus relaciones humanas".


Siguentepágina >>



[ Es tristedecirlo pero los bancos, las empresas informáticas, los operadoresde telecomunicaciones son los que dictan lo qué es o no es cibercultura.]