Por Iñaki Arzoz y Andoni Alonso

Son licenciados en Bellas Artes y doctor en Filosofìa, respectivamente, por la Universidad del País Vasco.

¿Quieres mandarle un e-mail a Iñaki?

¿Quieres mandarle un e-mail a Andoni?
Página II

Sistema tecnológico

En Inteligencias en conexión Kerckhove mantiene básicamente que hay un doble proceso propiciado por las telecomunicaciones, y especialmente por Internet; por una parte se crea una suerte de cerebro global, formado por todas las inteligencias de la gente que se conecta por estos medios, y por otra, cada cerebro individual se reacondiciona y reorganiza tomando las pautas de este nuevo sistema.

Este nuevo sistema tecnológico va por lo tanto más allá de una mera ampliación de las capacidades humanas ya que, finalmente, se trata de un sistema político antes que nada. Su pensamiento al respecto se encuentra aparentemente cercano, en principio, al concepto de "inteligencia colectiva" de Pierre Lévy (comparar con L'Intelligence colective. Pour une antropologie du cyberespace, La Découverte, 1994), con el que comparte una visión moderadamente entusiasta y humanista, aunque Kerckhove huye de todo matiz 'colectivista' o de 'pensamiento de colmena' propio de personajes como Moravec, al que considera, con toda justicia, un chiflado.

En la actualidad trabaja sobre la noción de hiperfilosofía o "hiperpensamiento" (como se podrá comprobar en su aguda colaboración a 'La nueva ciudad de Dios', Siruela, en prensa) donde une los dos análisis señalados anteriormente: la escritura hipertextual requiere una estructura dialógica colectiva, siendo ésta la causante de esa entidad nueva que llama "mente conectada" , lo cual, nos obliga, entre otras cosas, a repensar la noción de autoría. Su visión del hiperpensamiento, lejano al conservadurismo académico de la filosofía conencional, lo convierten en un adelantado de los nuevos modos interactivos de concebir el trabajo intelectual, tanto a nivel teórico como práctico.

Pensamiento europeo

En junio del 2001 se espera la publicación de su libro sobre la ciberarquitectura o arquitectura cyborg, 'Principles of cyberarchitecture' (Brickhauser, Nueva York) como nuevo modo de construir no sólo edificios sino también espacios sociales, basado en el clásico de Vitrubio, De Architectura, mostrando así una sorprendente interrelación entre clasicismo e innovación tecnológica.

Se podrá estar más o menos de acuerdo con algunas intuiciones de Kerckhove (como el matiz levemente religioso de algunas apreciaciones) -en las que, en todo caso, apreciamos su vertiente traviesa y creativa- pero lo que resulta indudable es que su pensamiento y su figura representan un valioso vínculo entre el pensamiento europeo y el pensamiento norteamericano de la
cibercultura.


Su condición de canadiense sin fronteras le proporciona una situación privilegiada para, estando en la vanguardia tecnológica, reflexionar con imaginación e inteligencia sobre todos los aspectos novedosos de la cibercultura. Cabría añadir que además de sus cualidades de ameno divulgador y estimulador cibercultural, lo que hace imprescindible su aportación es su fino sentido del humor, que deviene en un cierto estilo de crear cibercultura desenfadado y cercano que necesitamos con urgencia por estos lares, entre tanto profeta y ejecutivo de la cibercultura.


Más información

Derrick de Kerckhove



[Su pensamiento y su figura representan un valioso
vínculo entre el pensamiento europeo y el pensamiento norteamericano de la
cibercultura.
]