Por Iñaki Arzoz y Andoni Alonso

Son licenciados en Bellas Artes y doctor en Filosofìa, respectivamente, por la Universidad del País Vasco.

¿Quieres mandarle un e-mail a Iñaki?

¿Quieres mandarle un e-mail a Andoni?
Página II

Ciberdemocracia

Otro de los temas tratados en el libro es el famoso asunto, pese a las promesas todavía un espejismo, de la democracia electrónica. En opinión del autor, a fin de ser capaces de resolver si ésta es simplemente posible o no, previamente deberemos resolver un problema que arrastramos en nuestras democracias reales, y que no es otro que la pugna entre populismo y elitismo. Pues ambas posiciones impregnan el funcionamiento de nuestro sistema político y ambas tienen sus peligros. Por lo tanto deberemos saber si lo que queremos en Internet es un sistema elitista, donde la mediación electrónica de expertos y políticos sea decisiva, o un sistema populista, que puede llevar a situaciones preocupantes derivados de la falta de verdadera información y cultura.

En cualquier caso, lo que se vende como una ciberdemocracia tiene un claro antecedente más en el populismo a lo Jefferson que en la tradición del ideal de la democracia griega. ¿Hay que recordar de nuevo que toda tecnología se impregna de la cultura y la sociedad que la alumbra? Unido a este tema se encuentra la cuestión de cómo formar una comunidad electrónica, una comunidad virtual que quiera gestionarse políticamente a través de este problemático nuevo medio.

La tarea, tal como muestra Maldonado, no es nada sencilla. ¿Cuáles son los aglutinantes que podrían dar forma a tal comunidad? De nuevo el análisis de Maldonado es un ejemplo de ponderación crítica, mostrando que siempre hay que oponer un "pero" o un "aunque" ante las afirmaciones tajantes y enstusiastas sobre las TIC. De lo contrario caemos en los tópicos y las metáforas huecas, que acaso escondan oscuros intereses. Por muchas potencialmente maravillosas TIC que surjan, el ejercicio de la inteligencia crítica ha de ser tanto la labor de encontrar ventajas como defectos.

Y en temas tan importantes como la posible (ciber)democracia, conviene no precipitarse, sino al contrario, elaborar primero una teorización de la hiperpolítica, no tanto en el sentido laxo y postmoderno de Peter Sloterdijk, sino en el de los análisis razonados y realistas de Maldonado.

'Tecnología del pensamiento'

Finalmente, en su breve ensayo, '¿Qué es un intelectual?', Maldonado conecta críticamente la antigua tradición intelectual desde Erasmo o Ignacio de Loyola con el presente. Pero lo significativo es que ha sido éste uno de los escasísimos ensayos de este subgénero sobre los intelectuales que se atreven a reflexionar sobre el papel del intelectual en la cibercultura. Por supuesto, las TIC van a cambiar el papel del intelectual como mediador entre el poder y el pueblo, pues se supone que el pueblo cada vez va a disponer de mayor acceso a la información, y por tanto de criterios de juicio autónomos.

Pero, como el propio autor nos indica, esto no está en absoluto garantizado. No obstante, Maldonado apuesta por una suerte de intelectual compartido o comunitario, que "si todo va bien" y realmente todos tenemos acceso a la "tecnología del pensamiento", nos conducirá a que todos nos convirtamos en intelectuales y haciendo oír nuestra pequeña voz electrónica.

En conclusión, el pensamiento de Maldonado es de una incisiva y sutil frescura, ni apocalíptico ni integrado, que desecha mitos gracias a un muy sano y poco frecuente equilibrio interpretativo -a partir de diversas disciplinas humanísticas- en la comprensión de las TIC (actualmente trabaja en un libro sobre las repercusiones que ha tenido el concepto y los artilugios de la memoria exenta en la sociedad contemporánea, tema básico para la filosofía cibercultural, del que esperamos su sabio análisis).

No cabe duda que su figura se perfila como la de uno de los últimos representantes de la cultura crítica europea de la modernidad, que ha abierto una vía tecnorrealista y humanista a los ciberintelectuales del futuro.

Más información

Tomás Maldonado



[No cabe duda que su figura se perfila como la de uno de los últimos representantes de la cultura crítica europea de la modernidad, que ha abierto una vía tecnorrealista y humanista a los ciberintelectuales del futuro.]