.

 ......

Por Francisco
Castro
 
F. Castro es escritor, profesor de filosofía y crítico de cultura del periódico Atlántico Diario de Vigo.
 

¿Quieres mandarle un e-mail?

Al final todo salió al revés
La Red incrementa la venta de libros
(22-12-99)

Los más agoreros del análisis sesudo y enteradísimo habían predecido el final del libro impreso con todo esto de lo virtual y lo cibernético y lo demás. Al final, los datos indican que no sólo no se han dejado de vender libros si no que - ¡oh paradoja! - se venden muchísimos libros más.

.........................

Y ojo, entiéndase bien lo que estamos diciendo: es cierto que hay mucha literatura en la Red, y que en Internet está publicando todo el mundo. Ahora, desde luego, encontrar editorial para un joven autor que comience, ha dejado de ser un problema. Lo cuelgas en la red y punto. Incluso el más malo de los narradores, el más cursi de los poetas puede poner sus obras - fumables o infumables, insisto - sin que nadie se lo pueda impedir. Pero no, definitivamente no estoy hablando de eso. Hablo de los libros de verdad, de los textos físicos. Se venden más desde que existen las librerías virtuales.

Agoreros

Entonces, ¿qué ha pasado? Respuesta número uno: como antes decía, los agoreros han reaccionado como siempre ante lo nuevo. El pensamiento básico fue: "lo nuevo destrozará lo viejo". Pasó cuando apareció la televisión. Nadie volverá al cine, decían. Y una porra. En este año que est a punto de terminar se ha abierto un cine en España casi a diario. Mira tú.  Respuesta número dos: es muy difícil variar determinados hábitos. El comprador de libros suele comprar siempre en la misma librería. El comprador habitual de libros quiere tocar el libro, abrirlo al azar y leer un par de líneas.

El comprador habitual de libros no ha decidido dejar su hábito y se comporta como siempre. Como mucho, navega por las páginas de las librerías virtuales a la búsqueda de información sobre otros textos que después termina comprando... en su librería de siempre.

¿Y por qué más?

Respuesta número tres (y esta es la importante): ¿por qué se venden más libros ahora que antes? Pues porque están en la Red. Parece una respuesta absurda pero no lo es ni un poco. Hay un montón enorme de personas que no compran libros porque no visitan librerías. Sin embargo, dentro de los muchos minutos que muchos dedican a navegar, se produce la visita a la librería virtual, bien sea a propósito, bien sea a través de un link o un banner. Sea como sea, la venta de libros a través de la Red está experimentando el mismo fenómeno que con cualquier otro producto que sea comprable a través de Internet.

Digamos que la venta on-line está en este momento en una fase de subidón colectivo. No dudéis que se llegará, y pronto, al punto más álgido y que después, inevitablemente, caerá. Un ejemplo para que lo entendais: antes nadie necesitaba hablar todo el día por teléfono. Pero aparecen los móviles. Y se compran los móviles. Y ya que lo tienes, pues hablas. Y punto. Y venga todo el mundo a hablar compulsivamente a través del móvil. Conclusión: el teléfono móvil no ha acabado con el teléfono fijo. No. Ahora hay más teléfonos y se habla más que nunca por teléfono... Pues con los libros - como con cualquier otra cosa que se ofrezca a través de la Red - lo mismo. Así que, ya para simpre, fuera todos los miedos.

. ¿Una nueva generación de lectores?

 

"Dentro de los

muchos minutos

que muchos dedican

a navegar, se

produce la

visita a la

librería virtual"

 

 

. No ha acabado el tiempo del "libro impreso" .

 

............

 Suscríbete

¡Es gratis!

............