.

 ......

Por F.
Javier Barriopedro
 
F.J. Barripedro es escritor y experto en temas fantásticos.

¿Quieres mandarle un e-mail?

Arrieros somos y...
¿En el camino andamos?

(4-4-00)

¿Qué tan de cierto hay que la aldea global propuesta por los teóricos de la comunicación va a reducir la brecha entre los individuos? ¿Cuántos afortunados pueden expresarse mediante un pequeño sitio, recién conquistado y reclamado en su nombre, en el cyberespacio?

.........................

No pocos, eso que ni se dude. Démosle un punto al acierto de los gurús de la Comunicología, ciencia de poca monta pero mucho impacto.

Sin embargo, en un mar lleno de peces... Oye Julián, ¿cuáles pescamos, tío?

A cada uno su afán. Pero en lo que a mí me toca, sólo puedo reflexionar en la cantidad de información inútil pero sabrosa -sobre todo para hacerme de ideas para relatos y noveletas- que ocupan teras y teras en todos los servidores del mundo.

Seguro, que si me olvido de las páginas del estilo como la de mi tía Inocencia que manada saluditos o la de Nino, mi vecino homosexual, pues ya tengo descartado un 40 por ciento de todas la páginas del mundo. Dejo de lado las páginas corporativas y de publicidad empresarial, y se me queda fuera otro 30 por ciento más.

Grupos diversos

Otro quince por ciento, lo ocupan universidades, galerías, museos, periódicos, revistas -como ésta que leen ahora- y otros grupos entregados a la divulgación de la cultura y la ciencia. Cinco por ciento más, está dedicado por completo a las Ciencias Exactas con fines didácticos o de divulgación para especialistas en el tema.

El diez por ciento restante, lo ocupan grupos diversos para hacer proselitismo religioso para un sinfin de sectas y cultos, liberar secretos y profecías, desentrañar los secretos y profecías antes mencionados y...

Para publicar relatos y novelas escritos con todo esmero por los diseñadores de las páginas!

No importa el tema. ¿Highlander, dices? ¿Quizá escuché por ahí algo sobre X-Files, The Crow -que ya cancelan, no por mala sino por pésima-, War Planets: Shadowraiders, Crusade, Babylon 5, o los bodrios plagados de inconsistencias históricas -por no hablar de las histriónicas- de Xena, Hércules, Sinbad, Robin Hood y un sinfín de etcéteras? Seguro, majos. Hay toneladas de fan fiction en la red. Me ahorro los comentarios sobre la inmensa mayoría de ellas.

También tenemos escritos originales que narran el terror y la soledad de las víctimas de abducciones por parte de extraterrestres. Claro que novelada para hacer el relato "más interesante" y cambiando un poco los nombres de las personas afectadas -¿María Josafat por Mari Jose o José Mari, quizá?

Terapia barata

Hay que ver que pasa muy seguido entre estos "narradores"-, para proteger sus identidades reales... ¡Joder! Si nos han dicho antes que se los han cambiado, eso de identidades reales suena un poco reiterativo, ¿no? Pues, los escritores no cesan de mencionarlo, váyanselo sabiendo.

Ciencia Ficción, Fantasía, Terror, Cyberpunk, Romance, Erótica. Venga, pidan que en la red mundial hay de todo...

Y mucho estorba.

Me resulta triste comprobar que los medios electrónicos han venido a ser una especie de terapia barata -de acuerdo, no tan barata que digamos- con la que mucha gente pretende paliar su necesidad de escapar del anonimato impuesto por el hiperdesarrollo de nuestras sociedades. Personajes con un justo reclamo de atención, de esos, sus cinco minutos de fama, pues, con los que escapar a la mediocridad de la vida urbana.

Que, y esto es por demás lamentable, se creen verdaderos escritores.

Clichés, mala prosa -prosa depauperada, en muchas ocasiones-, pésima estructura en las frases, lugares comunes descritos con frases rebuscadas... La lista es casi interminable.

Los relatos

El problema que tengo es que infinidad de personas que hacen esto, además de muchas otras cosas, tienen una actitud un tanto en cuanto ensoberbecida en lo que se refiere a su vida y " logros" como "escritores".

Vale, ya sé que para cada roto hay un descosido y lo que a ustedes no les pareció más que una guarrada, a mí me ha parecido lo más nuevo y excitante que he leído en mucho tiempo. El problema que tengo y que no voy a negar, es con las formas que esta gente trata a sus lectores a través de sus relatos y en sus sitios de Internet.

La correspondencia resulta las más de la veces una sarta de autoelogios y pedantería extrema. Yo lo sé, por la simple razón de que me he carteado con muchos escritores menores, que si bien han logrado ventas a mercados profesionales, el grueso de su trabajo está en sus páginas o sitios electrónicos y de ahí no va a salir por dos sencillas razones:

1) Porque ya fue publicado a nivel masivo y con acceso gratis al material, lo que le quita mucho atractivo comercial ante la vista de los editores y

2) Porque es tan poco interesante, innovador y legible, que está condenado al olvido dentro del cementerio electrónico de autores mediocres.

Venga, si no es novedad que los llamados "grandes maestros" la pifien de vez en cuando y sus historias no sean ni la mitad de buenas de las que acostumbran contarnos, pues un aficionado la tiene muy difícil.

Sobre todo en esta época en la que la Literatura Fantástica, que ya no es la gran novedad del siglo pasado, se ha vuelto -como casi todo- un producto de consumo masivo.

Mediocridad

Entre la cerrazón y avidez de sangre -tradúzcase "dinero de flujo rápido"- que tienen los editores y la mediocridad de las obras que se escriben ahora, la batalla por conseguir un resultado digno de reconocimiento se vuelve más ardua cada día.

Lo único que puedo decirles a todos los autores -los ya hechos y los que se están formando, y sólo si me lo permiten- de géneros fantásticos es que existen tres máximas para obtener los mejores resultados en cualquier empresa: Técnica, Autocrática y Disciplina.

Virtud y premio, maldición y castigo, pero que nos forjan sobre la marcha.

Paco Ignacio Taibo II nos dijo -a Michelle mi mujer, Alfonso un compa nuestro y al que esto escribe- alguna vez, durante uno de los festivales de Literatura Fantástica que organizamos en Méjico, que el deber de todo escritor de géneros es el de ser irreverente y subversivo. Nada más cierto. Si como escritores no violentamos el orden de lo real para hacerlo real-real, no se conjura la fuerza necesaria para realizar la magia...

Y la magia consiste en que se debe entender el hecho irrefutable de que:

No hay escritores potenciales, hay gente que escribe.

Así que tendremos que hacerlo bien y cada día mejor... Por el bien de nuestra pasión literaria. ¡Salud!

. Robin Hood

 

 

"Me resulta

triste comprobar

que los medios

electrónicos han

venido a ser

una especie de

terapia barata"

 

 

 

.El Gran Hércules

 

 

 

............

 Suscríbete

¡Es gratis!

............