Por Francisco Castro

F. Castro es escritor, profesor de filosofía y crítico de cultura del periódico Atlántico Diario de Vigo.

¿Quieres mandarle un e-mail ?
Librerías virtuales
0,1 por ciento de ventas
07-06-00

Ya en otras ocasiones hemos mostrado cómo, a los pocos, la venta de libros a través de la Red se va imponiendo. Sin embargo, en todo este tiempo de larga y fecunda relación, siempre hemos dejado claro que, de momento, el comprador de libros sigue acudiendo, por lo general, a las librerías de verdad. Y es que, como ya estoy cansado de repetir, los lectores siguen siendo más o menos los mismos, es decir, gente que ya leíamos antes de que la Red lo invadiera todo y que, por lo tanto, ya tenía su propia "red" de librerías en su propia ciudad donde comprar. Otra cosa es que se utilicen las páginas web de las editoriales o de las librerías virtuales para echarle un ojo a algún texto que luego es adquirido en la librería de siempre.


A todo trapo

Esto no quita, desde luego, para que las librerías virtuales comiencen a hacer negocio. Lo están haciendo. Y sólo así se puede explicar que cada mes salgan unas cuantas nuevas y que las que hay no cierren. Sin embargo, de lo que queremos hablar hoy es de por qué no es útil, ni lógico, echar las campanas al vuelo.

Según un informe emitido por la Federación de Gremios de Editores, los lectores españoles sólo compran a través de Internet en un 0'1 por ciento de los casos. O dicho en plata: nada de nada. Por lo tanto, una cosa es que encendamos la tele y nos salga el anuncio de la librería virtual y ya todo el mundo se crea - ahí se ve el poder de la tele - que están funcionando a todo trapo y otra cosa es lo que pasa de verdad. Decir 0'1 por ciento es decir casi cero. Cero patatero (e insisto: a pesar de eso, hacen negocio y no les va mal...).

La clave

Las librerías, como no podía ser de otra manera, siguen siendo las reinas. El 46'4 por ciento de las ventas las realizan ellas. Sin embargo, la venta por catálogo de libros supone el 22'1 por ciento. Ahí está la clave, a mi modesto entender, del futuro de las ventas a través de la Red. Cuando determinadas empresas de venta de libros por catálogo (al estilo de Círculo de Lectores ) empezaron a trabajar, sus índices de venta, durante los primeros años, eran más o menos ese o'1 por ciento que ahora representa la compra electrónica. Sin embargo, ahora, son fuertes y grandes.

A fuerza de resistir, por supuesto. Por eso digo que por ahí está la clave futura: no hay demasiada diferencia entre recibir un catálogo en casa, leer de qué van los libros, coger el teléfono y llamar, o hacerlo a través de una página web. Y si estaís pensando en lo de siempre ("yo no doy mi número de tarjeta así como así" ) pensar que se puede pagar contra reembolso en la mayoría de los casos.

Parte del pastel

Los Grandes Almacenes (12 por ciento ) y los Hipermercados (6'2 por ciento ) se llevan otra parte del pastel. Aquí, por cierto, podríamos abrir un interesante debate acerca de la legitimidad de que estas Grandes Superficies compitan con las librerías... Pero, en fin, eso sería para otro día.

El resto se vende en Quioscos, Mercadillos y Exposiciones. En definitiva, estamos hablando de un 0'1 por ciento. Pero ya veréis qué poco se va a tardar en incrementar estos volúmenes de venta... Al tiempo.


[ No hay demasiada diferencia entre recibir un catálogo, coger el teléfono y llamar, o hacerlo a través de una página web]