Por José Antonio Millán

José Antonio Millán edita la publicación electrónica
edición electrónica o digital


¿Quieres mandarle un
e-mail

Edición electrónica
Un nuevo panorama mucho más complicado
17-10-00

Lo que faltaba: un informe de la consultora Forrester, del 19 de septiembre, calcula que la industria fonográfica y editorial perderán "por piratería", para el año 2005, 4.600 millones de dólares. De ellos 1.500 millones corresponden a la industria editorial. "Ni la seguridad digital ni las demandas legales detendrán el robo de contenido en Internet", proclama un analista de Forrester.

Hace tres días Wired titulaba alarmantemente "Los piratas invaden la edición de libros": se había descubierto un sitio web donde se podían descargar, íntegros y sin pagar nada, desde los libros de Harry Potter hasta alguna obra de King (!), o de Tom Clancy. ¡Incluso apareció Harry Potter en el nuevo formato Microsoft Reader, a los pocos días de que éste se hiciera público!

El mundo editorial

Todo esto aparece sobre la estela del caso Napster, cuyo bloqueo judicial fue la revolución del verano. Ya han corrido ríos de tinta sobre él, de modo que resumo: Napster sólo era un procedimiento para intercambiar, entre particulares, archivos musicales: su sitio web no tenía ningún contenido. Sin embargo (opina el especialista Javier Candeira ) Napster es sólo la punta del iceberg: los procedimientos llamados de "conexiones entre iguales", de ordenador particular a ordenador particular, pueden hacer realidad de forma descentralizada un mundo de intercambios privados... Napster fue cerrado, pero al fin y al cabo era un sitio comercial, bien visible: no se puede cerrar toda la red.

De hecho, confirmando la postura de quienes veían la inevitabilidad de un nuevo universo, más fluido, las compañías discográficas ya han comenzado a pensar en modelos de negocio que incorporen estrategias tipo Napster: si no puedes resistirlos... únete a ellos.

El enemigo

¿Qué ocurrirá en el mundo editorial? Los aires de terror de las discográficas se han extendido a él: ya hay quien habla de la inmediata existencia de un "Bookster" (PC World) . Y puede que el enemigo ya esté en casa. Ese mismo artículo de PCWorld cuenta cómo Nick Brass, vicepresidente de desarrollo tecnológico de Microsoft, se sorprendió al ver cómo algunos estudiantes que trabajaban en la empresa usaban corrientemente Napster: "No pasa nada: estamos sólo compartiendo", fue su sorprendida respuesta ante el escándalo que causaba su actitud...

Pero estos temores no hacen que se paren las cosas. Hace algo más de un año el mismo Nick Brass, anunciaba que se venderían 1 millón de e-libros al año en el 2001. Para poner su granito de arena Microsoft se ha aliado con la librería virtual (de mala salud de hierro) Amazon , y planea tratos con muchos editores, para que comercialicen sus derechos digitales en el recién salido Microsoft Reader (un formato que permitirá leer libros en pantallas de ordenador y en dispositivos portátiles). Microsoft ha anunciado que se pondrán a la venta 100.000 títulos para el final del 2001, según Zdnet.

Siguente página >>




[ ¿Qué ocurrirá en el mundo editorial? Los aires de terror de las discográficas se han extendido a él.]