Javier Gutierrez

Javier Gutierrez estudió antropología y letras hispánicas. Además, ha colaborado en los diarios más importantes de México, El Financiero, La Jornada y El Universal.

¿Quieres mandarle un
e-mail
Augusto Monterroso
'Un ingenioso miniaturista literario'
21-11-00

Por ahí se comenta que da la impresión que la musa mayor le pidió en alguna ocasión al genial escritor guatemalteco, avecindado en México, Augusto Monterroso que para pasar a la eternidad literaria, y de paso obtener el Premio Príncipe de Asturias, debería escribir la novela más breve del mundo.Cuenta la leyenda que un día despertó Monterroso y de inmediato cogió pluma y papel, y de una sentada la escribió. Se dice que se llamó 'El dinosaurio'.

Su frágil memoria

Mientras se resuelve el misterio, en tanto comento un par de libros develadores sobre la vida y pensamiento del autor de 'Obras completas' (y otros cuentos)' retomo las palabras que Will H. Corral, uno de los connotados estudiosos de la obra monterrosiana, plasmó en 'Refracción: Augusto Monterroso ante la crítica'.(UNAM/Era), acerca de lo que Tito Monterroso -tal como le llaman sus entrañables amigos- significa para sus fieles lectores: "en cada una de las lecturas (...) Monterroso nos fascina, ofusca, emociona, nos saca de nuestras complasencias y casillas; en fin, se
convierte en una de las moscas, que como él se nos van de las manos".


Ese par de libros iluminadores, que aquí quiero dar espacio, son 'Los buscadores de oro' y 'La vaca', ambos publicados por Alfaguara. En el primero, Monterroso inicia una suerte de autobiografía, donde desentraña sus más remotos recuerdos y da cuenta de su historia como ciudadano del mundo.

Por solo mencionar algún pasaje, recuerdo que en una de las poquísimas páginas que dan corpus al volumen plasma como su memoria es de una fragilidad inusitada, y lo dice con una naturalidad pasmosa: "Nunca he tenido buena memoria para los sucesos externos de cualquier índole, sean éstos importantes o banales. Por lo general soy incapaz de recordar y, por supuesto, de describir situaciones o entornos, caras o partes de personas". Por ende, puedo asegurar que la lectura de este libro conduce a desentrañar una parte importante de la personalidad de Monterroso.

Madeja narrativa

En tanto, en 'La vaca' dibuja algunos de los personajes que han significado parte preponderante en su vida intelectual. Mediante breves ensayos describe, entre otras situaciones, como el animal que da título al libro es para él un símbolo con dejo de tristeza.

También encontramos los seguidores de la pluma del ingenioso miniaturista literario los miedos idiomáticos de Virginia Woolf, los pavores de Raymond Carver, los desaciertos de Julian Barnes, los amores nerudianos hacia las ideas de Alonso de Ercilla, los aleph no borgianos, y varios ejercicios mentales más.

Antes de concluir estas reflexiones, es importante señalar que aquel que quiera intentar desentrañar parte de la madeja narrativa monterrosiana no debe pasar por alto, junto con los dos libros anteriormente señalados la recopilación también arriba citada, 'Refracción: Augusto Monterroso ante la crítica', donde reúne una veintena de ensayos de connotados estudiosos de la obra del autor de 'Movimiento perpetuo' que van desde el español Juan Antonio Masóliver Ródenas, hasta la italiana Lia Ogno, pasando, desde luego, por los mexicanos David Huerta, Vicente Quirarte y Margo Glantz, y por supuesto esa suerte de charlas denominadas 'Viaje al centro de la fábula' , (Muchnik), guía para mentes iniciáticas al recorrido del narrador guatemalteco.



[ "en cada una de las lecturas (...) Monterroso nos fascina, ofusca, emociona, nos saca de nuestras complasencias y casillas; en fin, se
convierte en una de las moscas, que como él se nos van de las manos".
]