.

 ......

Por Raúl
Trejo Delarbre
R. Trejo Delarbre, investigador en la Universidad Nacional Autónoma de México, periodista y director de
"etcétera", y es autor del libro "La Nueva Alfombra Mágica. Usos y mitos de Internet, la red de redes" (Fundesco, Madrid, 1996).

¿Quieres mandarle un e-mail?

Hacia el 2020
Especialización y televisión

Ahora que el año 2000 está a la vuelta del calendario, el umbral mínimo de la prospectiva parece ubicarse dos décadas después. Ya podemos vislumbrar cómo serán los medios dentro de un par de años, o en un lustro. Pero imaginar qué sobrevivirá de ellos y cómo se habrán transformado en el 2020, puede llevarnos lo mismo a una desatinada clarividencia que a una sabrosa especulación.

.........................

No cabe duda de que, hacia el 2020, la televisión seguirá teniendo una omnipresencia contundente, inevitable y --para esas fechas-- más extendida que en la actualidad. El empleo de nuevas tecnologías de transmisión (especialmente la posibilidad de enviar más señales en menor espacio satelital) seguirá permitiendo la proliferación de canales crecientemente especializados. Si ahora existen estaciones de cable o de transmisión vía satlélite dedicados a asuntos tan variados como las clases de cocina, viajes o noticias financieras, posiblemente veremos canales sobre cocina tailandesa y gallega, el turismo en Australia o en Perú y la situación del dólar y el euro, cada uno por su lado.

Dos tendencias

Esa hiperespecialización de la TV no ocurrirá sola; dependerá del desarrollo de dos tendencias. Por una parte, del crecimiento y la conservación de las audiencias. Por otra, de la capacidad de las empresas de comunicación para entablar alianzas y fusiones. En el panorama internacional, crear un canal de difusión transfronteriza es un albur. Hay experiencias renombradas como la ya paradigmática CNN (cuyo éxito, sin embargo, ha sido más político que publicitario) en tanto que otros canales dedicados a transmitir noticias han tenido que hacer acuerdos entre sí, reducir espacios o de plano darse de baja.

Tal apuesta de las empresas de comunicación que propagan menús televisivos con amplia variedad de canales, se desplegará en dos direcciones: afianzándose entre los públicos que ya sintonizan esa televisión especialmente en los Estados Unidos y en Europa Occidental. Y al mismo tiempo, tratando de ganar audiencias en naciones en donde la televisión ha estado menos diversificada, o cuyas carencias económicas no permiten que sectores importantes de la población tengan acceso a esas tecnologías.

La otra variable de la cual dependerá la diversificación televisiva, será la evolución en la simbiosis con la Internet. La sustitución del monitor de nuestros ordenadores personales por la pantalla del televisor, aún se practica de manera experimental. Televisión e Internet, han demostrado ser medios que no se contraponen a incluso pueden retroalimentarse mutuamente (mientras veo un partido de basketball en el canal de ESPN puedo revisar en la página web de esa estación los promedios de los jugadores) pero tampoco experimentan una fusión forzosa.

Del desarrollo tecnológico en este campo, dependerán nuevos y más intensos usos de esas redes de comunicación pero fundamentalmente en los países con infraestructura para que el ciberespacio deje de ser una excentricidad para constituirse en un sitio de hallazgos y concurrencia habituales para sus ciudadanos. De todos modos, la expansión de las nuevas tecnologías será más lenta de lo que algunos de sus promotores más entusiastas aseguran hoy en día.

. ESPN, canal deportivo especializado .

 

"En el panorama

internaciona

crear un canal

de televisión

es un albur"

 

. La CNN, un medio renombrado.

 

............

 Suscríbete

¡Es gratis!

............